Cargando contenido

La guerrilla del ELN fue la responsable de este acto terrorista.

La Escuela General Santander, en Bogotá, tras el atentado del 17 de enero de 2019
La Escuela General Santander, en Bogotá, tras el atentado del 17 de enero de 2019
Foto de Colprensa

Hacia las 9.30 de la mañana del jueves 17 de enero de 2019 una fuerte explosión sacudió a la Escuela de Cadetes de Policía General Santander, en el sur de Bogotá. 

En los primeros minutos de la explosión, varios cadetes, patrulleros y demás uniformados de la institución corrieron al rescate de sus compañeros.

Un carro, que quedó calcinado por la fuerza de los explosivos que estaba en su interior, fue el causante de este atentado que cobró la vida de 21 personas. 

En contexto: Videos del recorrido del carro que explotó en Escuela de Cadetes General Santander

Cerrar la ciudad y poner a los activos de la Fuerza Pública en acuartelamiento de primer grado fueron las primeras ordenes que se dieron. 

El temor se tomó a la ciudad, mientras las autoridades buscaban rápidamente a los autores materiales e intelectuales de este terrible hecho. En las calles se hacían conjeturas de quiénes estarían detrás de este acto terrorista en contra de varios cadetes, simples jóvenes que se formaban para servir en la Policía. 

El 21 de enero de este año, mediante un comunicado en su pagina web, el ELN  se adjudicó el atentado terrorista en este centro de formación de subtenientes.

Le puede interesar: Las pruebas contra implicado en atentado contra la Escuela General Santander

El ELN legitimó su acción afirmando que la escuela es, supuestamente, " una instalación militar", donde los estudiantes una vez graduados "realizan inteligencia de combate, conducen operaciones militares, participan activamente en la guerra contrainsurgente".

Después de esto, el presidente de Colombia, Iván Duque, ordenó que se suspendieran los diálogos de Paz que se llevaban a cabo con los cabecillas del ELN en Cuba, pero el gobierno cubano aludió que no violarían los protocolos pactados con el gobierno de Juan Manuel Santos y los países garantes del proceso, Venezuela, Chile, Noruega y Ecuador. El protocolo establecía que los jefes guerrilleros tenían 15 días para volver a Colombia una vez se rompieran las negociaciones. 

Contexto: Revelan detalles hasta ahora desconocidos del atentado en la Escuela General Santander

"Para aquellos que quieren justificar que no estén en Colombia, no tienen idea de su contenido. Los protocolos están destinados a procedimientos logísticos una vez se rompieran estos diálogos, que jamás reactivamos, que jamás continuamos. Esos protocolos no fueron asumidos ni reconocidos por nuestro gobierno”, dijo en su momento el alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos. 

Después de varios días, la comisión de seguridad de las Naciones Unidas afirmó que el ataque de ELN  fue un atentado terrorista e instó a Cuba a entregar a los cabecillas de esta guerrilla, ya que el gobierno cubano está en esta organización internacional. 

A pesar de lo anterior, Cuba, a través de su cancillería, reiteró que respetarían los protocolos establecidos con el gobierno colombiano pasado. Iván Duque reiteró el llamado al gobierno isleño para que entregara a los cabecillas, pero ellos no cedieron.    

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido