Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Luis Alfredo Garavito, falleció en una clínica de Valledupar a sus 66 años.
Luis Alfredo Garavito fue el infanticida que asesinó a más de 200 menores en el país.
Archivo

El pasado 12 de octubre se conoció la noticia de la muerte de Luis Alfredo Garavito, el infanticida que asesinó a más de 200 menores y conocido como ‘La Bestia’ o el ‘Monstruo de Génova’.

Entre los años 1992 a 1999, Colombia vivió un capítulo escalofriante por la cantidad de asesinatos, torturas y abusos a menores de edad a manos de Garavito, quien finalmente fue capturado y permaneció en prisión hasta día de su fallecimiento.

Puede leer: ¿Qué pasará con el cuerpo de Luis Alfredo Garavito?

Aunque en 1992 se conoció de su primer asesinato, su carrera delictiva inició a sus 15 años de edad, cuando se dice que habría intentado abusar de uno menor que él. 

Sin embargo, fue capturado hasta el año 1999 donde fue condenado a 40 años de prisión, la máxima pena de Colombia, por los delitos de homicidio, acceso carnal violento y secuestro simple.  

Garavito murió en la Clínica Nueva Santo Tomás del Caribe de Valledupar, a sus 66 años, por leucemia. No obstante, mientras permanecía tras las rejas, confesó una serie de horrores, dejando información que sirvió para, además de ubicar los cuerpos de sus víctimas, conocer sus oscuros pensamientos. 

Sin ser suficiente, confesó un particular plan que dejó atónitos a muchos. A través de una entrevista con Mauricio Aranguren, Garavito contó un plan que había estado pensando antes de ser capturado.

Según contó, su macabro proyecto ya no incluía la muerte de niños, pues dijo que ya los veía como "presas fáciles" por lo que se había propuesto matar adultos. Además, agregó un detalle aún más aterrador, y es que dicho plan quería ejecutarlo a la vista de todos, que fuera un acto público en el que, incluso, permitiría que la prensa lo viera. 

Le puede interesar: ‘Garavito, la bestia serial’: la nueva serie documental de HBO MAX

Con esto, buscaba ser reconocido como el mayor asesino de niños en Colombia y uno de los más infames del mundo. Adicionalmente, quería que toda la sociedad lo persiguiera y que allí fuera detenido. 

Siendo así, una vez más se confirmó la perversidad de Garavito y aunque su muerte acabó con este oscuro capítulo en la historia de Colombia, su legado de horror permanecerá en la memoria de todos los familiares de las víctimas y de quienes conocieron su "retorcida mente". 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.