Cargando contenido

"En este momento tenemos 12 cárceles con el bloqueo de señal de los celulares, entre ellas en la ciudad de Bogotá esta 'La Picola' y 'La Modelo', existe un proyecto para este año de bloquear cuatro cárceles más", dijo el general.

Explicó que dentro de las cárceles que se esperan que estén bloqueadas este año sería la de Valledupar, la de Bella Vista en Medellín, Itagüí y la cárcel Modelo de Barranquilla.

El General Mojica dijo que se están buscando los recursos para la implementación por parte de la Unidad de Servicios para lograr bloquear la señal en estas cárceles.

"Lo importante es ir generando una mayor cobertura para evitar que se sigan presentando esos inconvenientes en las cárceles que se dedican a cometer hechos delictivos, especialmente de extorsión", indicó el general.

Además agregó que con esto se busca cerrarle las puertas a los actos de delitos cometidos desde la cárcel al tener la opción de llamar.

Sostuvo que han sido muchas personas las que han resultado involucradas por cometer delitos estando en la cárcel, a quienes las autoridades judiciales han tenido que proferir medidas de aseguramiento estando privados de la libertad.

Al respecto Óscar León, director de la Agencia Nacional del Espectro, manifestó que estas medidas son para combatir los delitos, pero que en ocasiones se ve afectada la población civil de los alrededores.

"Hemos hecho hasta cinco visitas en varias de estas cárceles, donde se le han enviado varios requerimientos al Inpec para que vayan mejorando el adecuado uso del espectro que están bloqueando", manifestó León.

Explicó que la agencia se dedica a verificar el adecuado uso del espectro y el seguimiento del mismo para que no se salga de los parámetros autorizados.

Dijo que apenas se está haciendo la instalación del espectro y como está en proceso de prueba hay una zona importante que ha resultado afectada afuera de las cárceles, sin embargo, aseguró que con el paso del tiempo se han mejorado las condiciones y se ha reducido la afectación.

La justicia colombiana empezó a utilizar esta modalidad desde hace cinco años, tanto en cárceles de mujeres como de hombres.