El Centro Democrático considera que la reforma al equilibrio de poderes está plagada de vicios constitucionales y por eso consideró inocuo participar en la discusión de la conciliación de la iniciativa.   El senador Jaime Amín, quien había sido delegado por la Mesa Directiva de la corporación para participar en esa comisión, explicó que la norma no refleja un verdadero equilibrio de las instituciones del Estado.     “Para el Centro Democrático es claro que esa reforma se desfiguró por completo y lo que está saliendo de allí, a pesar de que tiene aspectos positivos, es un galimatías, un Frankenstein”, señaló el congresista.     Sin embargo, Amín defendió la autonomía que tiene el Congreso para reformar la Constitución Nacional y criticó la actitud del fiscal y los magistrados frente a la iniciativa.     “Hemos visto con preocupación que las Altas Cortes y el señor fiscal antes de que saliera cocinada del Congreso la reforma al equilibrio de poderes están anunciando que van con toda una artillería jurídica para tumbarla y a mí me parece que eso no es sano para la democracia porque se deben respetar las competencias de los poderes públicos”, sostuvo.     Se espera que en los próximos días las plenarias de Senado y Cámara aprueben la conciliación de la reforma al equilibrio de poderes.