Si algo han tenido claro en los últimos años los defensores de los animales es cómo moverse en los círculos del poder legislativo. Ya completan bastante tiempo buscando mover sus iniciativas encaminadas a acabar de tajo cualquier práctica que implique un hecho de violencia contra los animales.

Al respecto, hoy se vivirá una jornada decisiva en el propósito de eliminar las corridas de toros en Colombia. La plenaria de la Cámara de Representantes dará discusión al proyecto que establece acabar con las prácticas taurinas con el ánimo de “fortalecer la cultura ciudadana para la paz, respeto a la vida e integridad de los seres sintientes”.

Palabras más palabras menos este proyecto es un desarrollo del fallo de la Corte Constitucional que estableció que los animales son seres sintientes y no pueden ser objeto de maltrato como ocurre –de acuerdo a los animalistas– en las corridas de toros.

“En nuestros días, la protección hacia los animales ha dejado de ser un estigma para darse paso hacia una impresión de un sentimiento colectivo y social, que se decanta principalmente en el desarrollo de legislaciones y marcos normativos que avanzan en la vía de desarrollar la especial protección estatal e individual debida de los animales”, cita el proyecto.

El proyecto, promovido por el Ministerio del Interior, busca establecer leyes que “protejan a los animales y prohíban prácticas violentas e innecesarias en contra de la vida y la ‘dignidad’ del animal”. De acuerdo al texto, se trata de la “innegable tendencia al reconocimiento y la protección normativa del derecho al bienestar de los animales”.

En la orilla de las organizaciones defensoras de los derechos de los animales, se plantea que la sociedad ha cambiado y las nuevas generaciones piden cambios frente a prácticas como las corridas de toros.

Desde 2005, la Corte Constitucional había emitido cinco sentencias en las que respetaba las prácticas taurinas y no se metía de frente con este tema. Sin embargo, en febrero de este año ese tribunal dio un ultimátum al Congreso de 2 años para legislar sobre la materia.

Al margen de la eliminación el tema pendiente es qué camino va a tomar el Gobierno para garantizar el derecho al trabajo de quienes directa e indirectamente viven de las corridas. Este será un tema dentro de la discusión que dará la Cámara de Representantes en la discusión en el segundo de cuatro debates de esta iniciativa.