Cargando contenido

Foto: AFP



Bernardo Téllez, integrante de la delegación del ELN en los diálogos en Quito (Ecuador) indicó que ante el aumento de los batallones del Ejército en los departamentos del Arauca, Chocó, Nariño y la zona del Catatumbo (Norte de Santander) tras la finalización del cese el fuego.

Considera que es “apenas lógico” el accionar militar que ha desplegado dicho grupo guerrillero en los últimos días en respuesta a las operaciones de registro y control del Estado en contra de las estructuras subversivas.

(Lea también: Frente Urbano del ELN se adjudicó atentado terrorista a CAI de Soledad, Atlántico)


“Al terminar la tregua el 9 de enero, todas nuestras unidades quedaron en disposición de desarrollar acciones defensivas, después que las Fuerzas Militares estatales desplegaron en varias regiones del país, operaciones de registro y control, aumentando las tropas en seis batallones para el Catatumbo, tres para Arauca, otros para el Chocó, 9.800 soldados para Nariño”, precisó.

Agregó que “ante estas operaciones ofensivas, era apenas lógica, la reacción militar que tuvo nuestra organización, después del 9 de enero”.

(Lea también: Delegación del ELN aceptó reunirse con sociedad civil para buscar soluciones a crisis del proceso de paz)


Téllez se refirió además a las recientes declaraciones del partido político Farc, en el que se presume que miembros del ELN habrían asesinado a tres excombatientes del ahora partido en Nariño.

“Los últimos hechos sucedidos en Nariño no están lo suficientemente claros (…) No es una política del ELN, atacar a miembros de las Farc. Lo que corresponde es esperar a que nuestros Frentes de allá se pronuncien al respecto”, dijo.

(Lea también: Partido de las Farc denunció asesinato de cuatro de sus miembros por parte del ELN)


Recientemente Indepaz emitió un informe en el que asegura que tras la terminación del cese al fuego entre el Gobierno y el ELN, el pasado 9 de enero,  esa guerrilla ha realizado 61 acciones bélicas, entre las que se encuentran siete ataques a infraestructura, 12 ataques a la Fuerza Pública en operaciones que han dejado 12 militares muertos.

Además de ocho hostigamientos a la población civil y el ataque a una estación en Barranquilla que causo conmoción en la ciudad.