Pablo Beltrán, jefe de la delegación del ELN en Quito, aseguró que por primera vez hay un consenso interno en ese grupo guerrillero para alcanzar un cese bilateral de fuegos y hostilidades con el Gobierno colombiano con motivo de la visita del Papa Francisco a Colombia.


Durante un encuentro en Quito, delegados de la Federación Internacional de Prensa pidieron a las partes pactar una tregua “como un acto humanitario a favor de la vida y que mejorará sustancialmente las condiciones para continuar el proceso de paz sin la sombra de la muerte a la espalda de combatientes y población civil afectada". 


Beltrán respondió que es un hecho histórico: “es la primera vez que en el ELN hay un consenso interno completo para pactar un cese bilateral de fuego, el ELN nunca ha hecho esto. Esa es nuestra apuesta, cuenten con eso para que ambas partes nos comprometamos a que se rebaje la intensidad del conflicto y este se constituya en un alivio humanitario”.


Aureliano Carbonell, otro de los negociadores del ELN, señaló que el Gobierno “no quiere ceder un milímetro para que no siga el asesinato de líderes, la expansión del paramilitarismo, pero resulta que nosotros no le damos a los oleoductos porque nos guste escuchar ruidos, es una manera desde un posición asimétrica de enfrentar una política de entrega de los recursos naturales”.