La guerrilla del ELN hizo un llamado para que la mesa de negociación que se adelanta con el Gobierno no se vea afectada ni interrumpida por el fin del cese al fuego que se cumple el próximo 9 de enero.

"La mesa de diálogos no puede ser interrumpida por el hecho de que el acuerdo sobre el cese del fuego culmine el 9 de enero, por el contrario, debe fortalecerse desarrollando los puntos de la agenda pactada”, precisó el grupo guerrillero en un comunicado de prensa.

Igualmente sostuvo que en el año 2017 “el ELN continuó sus esfuerzos por la salida política y la paz de Colombia y en tal propósito se logró instalar la fase pública con una mesa formal de diálogos con el Gobierno de Juan Manuel Santos y una agenda que la opinión nacional e internacional conocen”.

En este sentido advirtió que desde que se iniciaron las conversaciones con los emisarios del Gobierno en Quito (Ecuador) fueron claro” “al señalar que no aceptábamos imposiciones y que todo tipo de acuerdo tendría un carácter bilateral", señaló el ELN.

El ELN enfatizó que "no renuncia a la paz y en tal sentido no se levantará de la mesa". El grupo guerrillero espera que la salida política al conflicto armado no se cierre “ante las dificultades presentadas, por el contrario, debemos seguir buscando soluciones con mayor ahínco y llamamos a todos los amantes de la paz, a rodear este esfuerzo de futuro".

El máximo comandante del ELN agregó que espera que la participación de la sociedad como punto uno y principal de la agenda se presente en los primeros meses del 2018.