La Defensoría del Pueblo y la Secretaria de Gobierno del Municipio de Turbo terminaron el censo donde se evidenció que se encuentran más de 1.250 emigrantes de nacionalidad cubana, los cuales podrían poner en riesgo su salud y la de los vecinos de este municipio. Emelides Muñoz, secretario de Gobierno de este municipio, dijo a RCN Radio que "en el consejo municipal de gestión de riesgo se dio la calamidad pública, con lo que se pretende salir a buscar recursos para seguir atendiéndolos y poder garantizar los Derechos Humanos y que puedan estar bien”. Agregó que con esta situación “los emigrantes ya están colocando en riesgo su propia vida y la de la comunidad circundante". El funcionario manifestó que desde el gobierno local han buscado brindar las mayores comodidades a los ciudadanos extranjeros para asegurarles sus derechos. "Hemos estado asegurándoles sus derechos, con el apoyo de la Policía Nacional se les presta la seguridad, con el hospital Francisco Valderrama se les ha prestado el servicio de salud y el acueducto les ha dado el servicio de agua", agregó el secretario. Muñoz enfatizó que los emigrantes deben conseguir sus alimentos, por lo cual, varias iglesias como la Católica, Adventista, Evangélica y comunidades del sector han decidió apoyarlos en esa labor. La Alcaldía de Turbo aseguró que seguirá acompañando a los emigrantes hasta que la Cancillería y Migración Colombia les aclare su situación legal en el país .