Cargando contenido

Servicio doméstico Foto referencial Ingimage



María Roa, una empleada doméstica, que trabajó durante 10 años al servicio de otras personas en las labores del hogar, celebró el fallo de la Corte Constitucional que determinó que no pueden recibir trato de sirvientas.

Recuerda que en muchas ocasiones ella fue llamada "sirvienta" por sus patrones, situación que le generó daños morales puesto que considera que este es un trato discriminatorio y excluyente.

“Que se acabe el clasismo que ha utilizado la sociedad de niveles altos (…) que el nombre de sirvienta no se escuche más, no lastime más”, manifestó tras conocer la decisión judicial.

(Lea también: Servicio doméstico no puede recibir trato de sirviente: Corte Constitucional)

Actualmente es líder del sindicato de empleadas domestica: “lastimosamente a mi me decían sirvienta, y me alegra que la Corte emita esa sentencia”.

Según la sentencia, la palabra "sirviente" representa un acto discriminatorio. La decisión se tomó al estudiar una acción de tutela que pedía retirar esta expresión, la cual estaba en el Código Civil desde el siglo XIX.

“En la sociedad latinoamericana del siglo XIX se podían usar palabras como ‘esclavo’ ‘sirviente’ podían usarse, pero la Corte Constitucional las ha eliminado por considerarlas eliminatorias en el concepto actual”, explicó el abogado Francisco Bernate.

Al revisar el artículo 2267 del Código civil, la Corte ordenó sustituir la expresión por "trabajadores", "empleados", "contratistas", "dependientes" o cualquier asimilar que no atente contra la dignidad humana del trabajador, sobre todo si se trata de empleadas domésticas.