El Banco Mundial (BM), reportó que en Colombia hay unos 1,7 millones de jóvenes que harían parte de los "nini" (aquellos que ni estudian ni trabajan), a cifra de 2013. Según un nuevo informe revelado por el organismo multilateral, este fenómeno de los "nini" se concentra en los niveles medios de educación, comienza con el abandono escolar y está relacionado con la desigualdad y hogares marginados. El economista senior del BM, Rafael de Hoyos, expresó que "los niños más pobres van a las escuelas más pobres y cuando llegan a la educación media, cuando tienen edad legal para trabajar, la primera opción laboral que encuentran, la toman, por lo general en la informalidad, precaria, inestable". "Cuando pierden esa oportunidad laboral, la gran mayoría no regresa al sistema educativo y es ahí cuando se forman los ninis", agregó Hoyos. De acuerdo con el economista, estos jóvenes están tomando decisiones racionales, pues "saben que no tienen las habilidades para terminar la secundaria, son altamente inestables". De acuerdo con el informe Ninis en América Latina, del Banco Mundial, América Latina tiene el doble de jóvenes que ni estudian ni trabajan, en comparación con los países de la Ocde o países en vías de Desarrollo de Europa. "O tenemos una propensión a no hacer nada, o es producto de las faltas de oportunidades", concluyó el economista. Jóvenes desmotivados y machismo Hoyos, en la presentación del informe, incluyó una nueva categoría de jóvenes: Los que ni estudia, ni trabajan, ni les interesa buscar trabajo. el economista junior dijo que "más de la mitad de los 20 millones de "nini" no buscan empleo, es preocupante en los hombres porque quiere decir que están desmotivados, conformes con la situación de la precariedad con la que viven". En relación con la influencia que puede tener el machismo con el fenómeno "nini", el BM encontró que "el 80% de mujeres “nini” en América Latina, no busca empleo y ya tienen hijos". "En países donde hay menos diferencia de género, como los de la Ocde o inclusive en vías de desarrollo no hay diferencia en la incidencia en el fenómeno de los "nini" entre hombres y mujeres. Los hombres son tan propensos como las mujeres", completó Hoyos.