Cargando contenido

El informe toma como fecha de partida el 22 de mayo cuando las Farc anunciaron que se levantaba la tregua unilateral que habían establecido desde noviembre de 2014, y advierte que "la intensidad del conflicto armado se ha recrudecido especialmente en el Cauca, donde se han reportado 21 eventos con participación de las Farc, sobre todo hostigamientos y combates con la Fuerza Pública".

Después de Cauca, le siguen Nariño, con 16 eventos; y Putumayo con 9 eventos (la mayoría de ellos contra la infraestructura petrolera). Otras regiones afectadas son Antioquia (10 eventos), Norte de Santander (6), Caquetá (5), Guaviare (5), Huila (4), Meta (4), Valle (2), Arauca (1), Cundinamarca (1), La Guajira (1) y Tolima (1).

En ese periodo, el Cerac registró 86 acciones ofensivas que cuentan con "evidencia documental que permite atribuirlas a este grupo guerrillero, más allá de toda duda razonable".

Cuatro veces más que en los últimos 5 meses

Este nivel de violencia corresponde a cuatro veces las acciones violatorias que se registraron durante los cinco meses que duró el cese unilateral, y es un incremento del 65,1% del nivel promedio mensual de acciones ofensivas de las Farc desde el 2010 (30 acciones).

Frente al mismo mes del año anterior, cuando se registraron 19 acciones, este nivel representa un aumento del 78%. Estos hechos han ocasionado la muerte de 1 civil, 7 policías y 2 militares; además, causaron heridas a 26 personas: 13 civiles, 10 policías, 2 integrantes de la Armada y 1 del Ejército.

Pese al escalamiento del conflicto, los niveles de letalidad de la violencia de las Farc continúan siendo bajos (especialmente de la población civil), dice el Cerac.

"Esto se debe a que las Farc se han concentrado en atacar la infraestructura y en realizar hostigamientos a distancia, en contra de puestos de la Fuerza Pública, con el fin de no realizar acciones que pongan directamente en riesgo a la población civil y evitar la muerte de guerrilleros en una posible reacción de la Fuerza Pública a los ataques", sostiene el informe.

Víctimas

El Cerac dice que "si bien en el último mes este grupo guerrillero ha aumentado sus niveles de violencia, sólo se ha registrado la muerte de un civil en este periodo (el mismo número que se registró durante el cese)".

De acuerdo con el Cerac, el número de civiles que han resultado heridos (13) en acciones de las Farc se ha incrementado con respecto al periodo de cese unilateral, en el que sólo se registró 1 civil herido.

Sin embargo, precisa el Centro de Recursos, esta cifra se reduce en un 38% frente al promedio mensual de civiles heridos en acciones ofensivas de esta guerrilla en 2002 (de 21 a 13 civiles), y un 35% (de 20 a 13) frente al mismo periodo del año anterior.

Atentados contra infraestructura petrolera

De acuerdo con el informe, se registraron en este periodo 12 atentados contra la infraestructura petrolera, que fueron atribuidos a las Farc. Siete de estos atentados ocurrieron en Putumayo y Nariño, afectando los oleoductos Transandino, (que cruza ambos departamentos), San Miguel-Orito y Churuyaco-Orito (en Putumayo).

" La guerrilla también causó daños en la infraestructura de Caño Limón-Coveñas y otros dos pozos, instalaciones y equipos de campo en Tibú, Norte de Santander, así como en dos yacimientos en Cauca", indica el reporte.

En Putumayo, las Farc han realizado retenes ilegales, con la detención de 3 caravanas de vehículos de transporte del crudo, en zona rural de Puerto Asís, obligando a los conductores de 32 vehículos a verter cerca de 284.000 galones de crudo sobre la carretera.

En Tumaco, la voladura del oleoducto generó el derramamiento de crudo que contaminó la quebrada El Aguacate que desemboca en el río Caunapí, y después avanzó hasta el río Rosario, que llega al océano Pacífico. En este municipio no hay servicio de agua potable.

Atentados contra infraestructura eléctrica

El Cerac también informa sobre los atentados contra la infraestructura eléctrica que han afectado a la población civil. Según el reporte se han realizado 15 atentados con explosivos contra torres de conducción de energía eléctrica, siendo el más grave el perpetrado en Caquetá en donde 16 municipios -incluyendo su capital, Florencia- tuvieron una suspensión del servicio de energía por estos hechos.

Otros atentados también han ocasionado la suspensión del servicio en los municipios de Buenaventura (Valle del Cauca), Tumaco (Nariño), Campamento y Angostura (Antioquia), Barracas y Hatonuevo (La Guajira), Ábrego, El Carmen, Villacaro y Ocaña (Norte de Santander) y Puerto Concordia (Meta), registra el Cerac.

Además añade que también se registraron atentados en Medina, Cundinamarca; Mercaderes, Cauca; y Planadas, Tolima; cuyos daños no ocasionaron la suspensión del servicio. En todos los municipios se ha restablecido a la fecha el servicio de energía.

Atentados contra la infraestructura vial

De acuerdo con el Cerac, se registraron 3 atentados con explosivos contra la infraestructura vial: 2 en la vía Panamericana entre Caldono y Patía, municipios del Cauca, y 1 en la vía Puerto Rico (Meta) – San José del Guaviare, suspendiendo temporalmente el tránsito en ambas carreteras.

En total, dice el Centro de Recursos, se registraron 33 explosiones intencionales durante este período (un 38% de sus 86 acciones). También fueron incendiados 9 vehículos: cinco buses de transporte intermunicipal en Antioquia y Meta, dos camiones de transporte de alimentos en Cauca y en Huila, un vehículo de carga en Yarumal, Antioquia, y un vehículo que pertenece a una empresa contratista de Ecopetrol en Arauca.

Aumento de ataques contra la Fuerza Pública

Los resultados del informe del Cerac dan cuenta de un incremento de ataques de las Farc contra la Fuerza Pública. Se registraron 26 hostigamientos contra puestos de policía y bases militares en el pacífico y la zona andina del Cauca (9). También se registraron hostigamientos en Nariño (5), Antioquia (3), Putumayo (3), Caquetá (2), Guaviare (2) , Meta (1) y Norte de Santander (1).

Otras acciones atribuidas a las Farc y registradas por el Cerac son el asesinato de 3 integrantes de la Fuerza Pública; 7 emboscadas contra la Fuerza Pública; 1 instalación de un carro bomba y 2 amenazas: una de ellas contra ingenieros que reparan el acueducto en Algeciras, Huila, destruído por esta guerrilla y la otra contra los habitantes de la región de El Catatumbo (Norte de Santander).

"el grupo aumentó su participación en combates contra la Fuerza Pública; toda vez que se registraron 28 enfrentamientos en los que no se ha podido establecer la iniciativa de los hechos en este período. Como consecuencia de los enfrentamientos murieron 3 civiles, 10 integrantes del Ejército y 10 guerrilleros; además resultaron heridos 4 civiles, 20 soldados del Ejército y 2 policías", dice el reporte.

Según el Cerac, lo anterior representa un aumento del 53,5% en comparación con el promedio mensual de combates entre las Farc y la Fuerza Pública desde el 2010 (13 combates). Frente al mismo mes del año anterior, cuando se registraron 7 combates, este nivel representa un aumento del 75%.

Finalmente, el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos reporta la muerte de 4 militares; además de 4 civiles y 3 militares heridos por minas antipersonales, cuya instalación ha sido atribuida al grupo guerrillero.