Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

En la Feria de Manizales, las Reinas “enloquecidas” con el recibimiento del público

Los caldenses destacaron la belleza y el colorido del primer desfile

El Desfile de Bienvenida, un homenaje a “La magia del paisaje cultural cafetero”, que se realizó por las principales avenidas de Manizales, fue el primer contacto de las beldades que participan en el Reinado Internacional del Café con los caldenses y con los turistas que en un número superior a los 50 mil, ya se encuentran en la ciudad.

Este desfile tiene como propósito presentar a los ciudadanos a las candidatas al Reinado Internacional del Café y al mismo tiempo mostrarles a ellas el cariño y acompañamiento que les brinda una ciudad que recibe con las puertas abiertas a todos sus visitantes.

Las 15 carrozas fueron adornadas por el maestro y artista Rubén Darío Ocampo, junto con su compañero Fernando Buitrago, quienes utilizaron diversos materiales como el icopor, alambre, escarcha, bultos de café, entre otros, con los que crearon figuras propias de nuestra bella naturaleza.

Así, mostraron la grandeza de nuestro patrimonio natural, el cual hay que seguir fortaleciendo para mantener el reconocimiento del “Paisaje Cultural Cafetero”, por parte de la UNESCO, y es por ello que fueron construidas sobre los carros tradicionales de nuestro campo, los que a diario recorren nuestras carreteras rurales y nuestros inigualables paisajes llenos de café.

Los colores fueron la esencia de esta composición que impregna de alegría cada carroza, sobre las que las candidatas ofrecieron emocionadas, un saludo a los miles de manizaleños y de visitantes que se apostaron al lado y lado de la Avenida Santander y de la carrera 22, gestos que tuvieron su inmediata respuesta con besos, vivas y con el lanzamiento de flores a las lindas mujeres.

No obstante el cielo oscuro de Manizales y la baja temperatura que reinó durante el recorrido, el público destacó las características del Desfile, por su colorido, alegría y por su sentido de responsabilidad con el cuidado del “Paisaje Cultural Cafetero”.