Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

En la nueva zona marítima se deben tener permisos de pesca

Nicaragua tiene derechos soberanos en la zona económica exclusiva, donde se encuentra uno de los bancos de peces más grandes del mundo

El nuevo territorio marítimo de Nicaragua que fue delimitado por la Corte Internacional de Justicia de la Haya, está sujeto a la zona económica exclusiva, que según el derecho internacional es cuando un Estado tiene derechos de soberanía para los fines de exploración y explotación, y de igual forma conservación y administración de los recursos naturales.

Así lo indicó a RCN la Radio, Mauricio Herdocia, reconocido abogado nicaragüense especialista en temas internacionales, y quien ha representado también a Nicaragua en el diferendo con Colombia. “Todo esto está regulado por el derecho internacional, y en la zona exclusiva económica existen derechos únicos de pesca para Nicaragua, y también hay derechos de navegación”.

Armando Segura, director ejecutivo de la Cámara de Pesca de Nicaragua (Capenic), dijo que los pescadores de ambos países deberán solicitar los permisos especiales para navegar en toda la zona limítrofe. “Hay que ordenar las pesquerías para efecto de la conservación de los recursos naturales, y los países deben cooperar. Tanto los ciudadanos nicaragüenses, como los colombianos también deben solicitar y requieren de permisos para poder pescar en esta nueva zona”.

El abogado Herdocia, destacó el diálogo que han mantenido los mandatarios de ambas naciones, y que ese debe ser el trato en el futuro.

“Se ha hablado de las posibilidades de continuar este diálogo a nivel presidencial, y en el primer encuentro entre Santos y Ortega se habló de la posibilidad de establecer mecanismos de coordinación entre los dos países, lo cual es fundamental para tratar temas como la protección medioambiental, al compartir una importante reserva coralina, los aspectos con la pesca responsable, el asunto de los peces transnacionales, y la lucha contra el narcotráfico”

Según el abogado nicaragüense experto en temas internacionales, la situación actual obliga a las dos naciones a fortalecer y estrechar sus mecanismos de cooperación y de coordinación, “lo que abrirá las puertas para que Colombia y Nicaragua, entren en una nueva fase en donde podrán apartar este diferendo y encontrar las llaves de una integración regional eficaz”.