Cargando contenido

Fernando Vargas, asesor de la Contraloría para temas Agrarios e investigador de desplazamiento forzado, afirma que en varias áreas de esos departamentos además aumentó considerablemente la presencia militar por la minería de todo tipo.

Dice Vargas que un estudio de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes) "plantea que prácticamente son casi todas las zonas de consolidación territorial del Ministerio de Defensa" en donde hay registros de familias desplazadas por todo los tipos de minería.

Sandra Morelli, contralora general, afirmó que aunque todavía no hay un registro oficial de víctimas del desplazamiento forzado por la minería de todo tipo en Colombia, sí hay coincidencias notables con varias explotaciones.

"Encontramos una coincidencia entre las zonas donde ha habido gran desplazamiento, en donde hay explotación minera y en áreas con más pobreza que en otras regiones del país. A la vez coinciden con algunas tierras que son las más fértiles y que están destinadas al desarrollo agrícola y agropecuario especialmente", señaló.

Guillermo Rudas, economista y experto en minería, aseguró que los conflictos sociales y violentos de la minería legal siguen empeorando las condiciones de quienes viven en el campo.

"Después de dos o tres décadas de generación de actividad minera legalizada en Antioquia, Córdoba, Cesar, Montelíbano con la minería de níquel en Córdoba, coinciden las zonas de más alto conflicto social y en muchos casos de conflictos violentos con las áreas mineras", explicó Rudas.

En 18 departamentos de Colombia, según el Ministerio de Ambiente, hay registros superiores a las 16 mil unidades mineras de las cuales el 84% es ilegal. Muchas de esas minas son manejadas por 'Bacrim' o guerrilla, principales actores del desplazamiento de familias por la violencia y la minería.

Otro factor que genera desplazamiento de familias en Colombia por la minería se deriva de la compra de predios por parte de grandes multinacionales para realizar proyectos de exploración o posterior explotación, como ocurrió en La Guajira o Tolima.