Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Imagen de referencia sobre tratamiento al corazón
La enfermedad se caracteriza por acumular grasas, colesterol y otras sustancias en las paredes arteriales.
Foto de Ingimage

Las enfermedades del corazón siguen representando en Colombia una de las primeras causas de muerte, al registrar un promedio de 14.662 fallecimientos por encima del promedio que se tiene en los últimos cinco años.

Así lo reveló el Dane en su más reciente informe presentado al evaluar los casos entre los meses de enero a julio de 2020.

Los expertos advirtieron su preocupación ante el aumento de las enfermedades crónicas como la insuficiencia cardíaca, que por efectos de la pandemia de la covid-19, muchos pacientes abruptamente interrumpieron sus tratamientos por temor a los contagios.

Antes de la pandemia atendía mensualmente 220 consultas por insuficiencia cardíaca, y hoy en día solo se atienden entre 80 y 100 consultas mensuales”, afirmó Fernán Mendoza, presidente de la Sociedad Colombiana de Cardiología.

Advirtió que el panorama en los centros médicos y hospitalarios es aterrador ante la ausencia de los pacientes, que tenían sus tratamientos, pero no volvieron.

“En pisos hospitalizados en la actualidad se disminuyó la atención a estos pacientes en un 40%, ya que debemos dedicarnos a la atención de personas con la covid-19, muestra de ello es que en medio de la pandemia también se evidenció que la consulta externa se disminuyó en un 60%”, sostuvo.

El médico indicó además que ante esta serie de dificultades la atención de los pacientes a través de medio virtuales ha sido importante para hacerle seguimiento a las diferentes enfermedades.

“Las personas con problemas cardiovasculares se han convertido en pacientes silenciosos, que han limitado o detenido sus tratamientos por completo”, indicó.

Destacó además que la situación es muy delicada porque los pacientes con problemas cardiovasculares están ingresando a las clínicas y hospitales con otras enfermedades que podrían agudizar su diagnóstico médico.

“Hemos visto a pacientes con insuficiencia cardíaca aguda descompensada, algunos con fibrilación auricular porque han suspendido los anticoagulantes con el riesgo de presentar un episodio cardio-embolico o episodios de sangrado, por ausencia de seguimiento de laboratorios; pero también se ha logrado evidenciar un gran porcentaje de pacientes que presentaron un infarto a raíz de que suspendieron su medicación”, dijo.

Mendoza dijo además que los controles médicos de estas personas deben continuar de una forma muy estricta teniendo en cuenta que son más propensas a este virus de la covid-19, debido a su vulnerabilidad y a las pocas reservas que tienen para enfrentar una infección, que en algunos casos es severa.

 “El 80% de las personas infectadas por la covid-19 son asintomáticos o tienen una infección leve; el 15% ameritan oxígeno y un 5% ingreso a las unidades de cuidados intensivos; este 20% principalmente los que necesitaron intubación van a quedar con secuelas respiratorias, físicas y empeoramiento de sus problemas cardiovasculares”, añadió.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.