El concejal de Bogotá, Marco Fidel Ramírez, instauró una tutela contra los ministros del Interior, Juan Fernando Cristo y de Educación, Gina Parody, ante el proyecto de decreto que, entre otras cosas, plantea ajustar los manuales de convivencia en los colegios del país a los lineamientos ideológicos de la población LGBTI. Esta acción de tutela fue presentada por el concejal Ramírez ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca y plantea que el proyecto es "una mordaza a la libertad de cultos que obliga insertar la ideología LGBTI como regla educativa y da lugar a la exclusión de padres y estudiantes que ejercen sus convicciones de fe en los colegios". En la tutela el concejal sostiene que uno de los peligros del proyecto decreto es que "cualquier institución educativa confesional, que desde su orientación doctrinal particular, considere que las conductas de la población LGBTI son religiosa y bíblicamente pecado o sencillamente contra natura; entra en conflicto entre su postura institucional, el manual de convivencia y la Política Pública Nacional para el ejercicio pleno de los derechos de las personas LGBTI". El concejal Ramírez también radicó una carta al ministro Juan Fernando Cristo, con el fin de que no expida el proyecto de decreto "por el cual se adopta la Política Pública Nacional para el ejercicio pleno de los derechos de personas LGBTI". "Uno de los mayores peligros se acentúa en la adecuación de los manuales de convivencia de los centros de educación a los lineamientos estrictamente ideológicos de la comunidad LGBTI, desconociendo la Ley General de Educación (Ley 115 de 1994) que establece la autonomía escolar", indicó el concejal. Para Ramírez, es preocupante la intencionalidad del decreto porque violaría el derecho de los padres sobre los hijos a formarlos bajo sus creencias, habida cuenta que la responsabilidad de los hijos es de los padres y no del Estado. "Con la promulgación de esta norma, se instauraría de facto una dictadura de la diversidad sexual en Colombia", enfatizó el concejal.