A la cárcel fueron enviados seis agentes de la Policía y tres personas particulares, capturados en la isla de San Andrés y acusados por la Fiscalía de tráfico de estupefacientes y concierto para delinquir. La determinación fue adoptada por un juez con funciones de garantías de Bogotá. A las 9 personas investigadas se les vincula como parte de una presunta red de narcotráfico que enviaba cocaína en lanchas rápidas de San Andrés hacia Centroamérica, el juez ordenó casa por cárcel para los 3 civiles detenidos en el marco del proceso penal, quienes alegaron ser padres cabeza de familia. Entre tanto los 6 uniformados fueron enviados a centros carcelarios. La Fiscalía manifestó que los policías contaban aparentemente con la ayuda de funcionarios adscritos a aerolíneas comerciales para recibir maletas con alcaloides en el aeropuerto de la isla. Los defensores de los 6 agentes de la Policía apelaron la determinación de medida de aseguramiento, advirtiendo que la Fiscalía no tiene elementos probatorios suficientes para demostrar la conformación de una red de narcotráfico de la cual participaban los uniformados.