Los ríos Magdalena, Cauca y la Orinoquía son los más afectados por la erosión del suelo. Este fenómeno produce cerca de 340 millones de toneladas de sedimentos cada año, según un estudio del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam.

En Colombia hay 200 estaciones hidrológicas, de ellas 150 miden la cantidad y la concentración de sedimentos.

Cuando el suelo se deteriora genera sedimentos y estos van a parar a los ríos.

Los ríos pierden la capacidad de autorregularse y en consecuencia aparecen las inundaciones y los desbordamientos, explica Omar Vargas, subdirector de Hidrología del Ideam.

"Cuando el suelo se pierde produce mayor cantidad de sedimentos que van a parar a los ríos. Entones esto influye en las dinámicas de los sistemas hídricos, contribuyendo a aumentar los procesos de inundación en el territorio nacional", indicó.

Vargas señaló que los sedimentos son procesos normales en los ríos pero es "anormal" cuando aumentan en cantidad y generan cambios.

"Hay todo tipo de sedimentos: los de suspensión que van con la corriente y los del fondo que como su nombre lo indica se depositan en el fondo del río. Estos son los más pesados", afirmó.

Los sedimentos que más corren por los ríos de Colombia son principalmente arcillas y arena. Existe material más grueso como gravas y gravilla que se deposita y caen al fondo.

Entre tanto, Omar Franco director del Ideam advirtió que el Estudio Nacional de la Degradación de Suelos por Erosión en Colombia de 2015, envió una alerta sobre la importancia de crear políticas que redunden en menos deforestación y mejor manejo de prácticas agrícolas.

"A la altura de Calamar, Bolívar en el río Grande del Magdalena se registran más de 160 millones de toneladas de sedimento que dan cuenta del mal manejo de nuestros suelos en Colombia. Con estos sedimentos, el río pierde la capacidad de regulación y tiende a desbordarse porque no tienen un vaso suficiente para almacenar toda el agua que está cayendo", aseguró Franco.

Y añadió: "si nosotros seguimos deteriorando nuestras montañas se van a seguir deteriorando nuestros ríos", puntualizó.

Mapas: Crédito: Ideam, Ministerio de Ambiente y la Universidad Udca.