Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Policía dice que fueron erradicadas “ollas” en Pereira

Las autoridades aseguraron que la denominada “olla” de expendio de estupefacientes de los puentes de la calle 12 fue erradicada luego la intervención ordenada por el presidente Juan Manuel Santos, que se realizó hace siete meses.

Sin embargo las mismas autoridades afirmaron que surgieron problemáticas como la falta de pruebas para la judicialización de personas y la presencia de habitantes de calle.

La general Mireya Cordon López, comandante de la Regional 3 de la Policía Nacional, expresó que adelantan labores para identificar comercio ambulante de estupefacientes.

Esa denominada olla fue erradicada de ese sector y las labores de inteligencia e investigación no han identificado que está se haya trasladado hacía otro sector de la ciudad, estamos es verificando la existencia de venta de estupefacientes ambulante, sin embargo es un trabajo arduo porque hay que tener las pruebas suficientes para poder judicializar las personas y el tema de habitantes de calle hay que darle un manejo importante, porque no les podemos impedir su libertad de locomoción por la ciudad”, agregó.

Por otro lado habitantes y comerciantes del sector de los puentes de la carrera novena y diez con avenida del ferrocarril, afirmaron que la seguridad mejoró gracias a la presencia constante de la Policía, sin embargo expresaron que es evidente la comercialización de estupefacientes.

Por acá ya usted puede venir, entrar comprar y nada le va a pasar, la seguridad es muy buena, la policía mantiene mucho por acá y cuando no están por acá tampoco dejan roba, si me entiende, la misma gente de acá, porque hay que cuidar a los clientes, a nadie le gusta que le molesten los compradores”, expresó uno de los comerciantes fijo del sector; un vendedor ambulante también aseguró que “así como se vende cosas buenas tan bien malas, por acá se sigue vendiendo droga eso todo mundo lo sabe, pero no es nada raro, por acá ya no lo roban a uno, ni a nadie que venga”.

Sin embargo algunas personas han afirmado que los expendios de drogas, se trasladaron a sectores aledaños a este que fue un mito de inseguridad por varios años.