La trascendental tutela que falló la Corte Constitucional a un niño de 8 años quien buscaba proteger los derechos de su mamá enferma para que le realizaran un examen especializado por parte de la EPS resultó siendo al parecer una confusión de digitación que provocó que el alto tribunal fallara con base a la edad presentada en los documentos de la sentencia. En este caso el registro allegado a la Corte fue de enero de 2007 lo que daba cuenta la edad de 8 años de edad de quien interpuso la acción de tutela y así reposó en los documentos en todas las instancias judiciales, pero en realidad el joven había nacido en junio de 1997. La Corte Constitucional al parecer fue inducida por este dato importante de los 8 años de edad e hizo toda una jurisprudencia con base a este dato, inclusive, hizo varias advertencias a la mamá para que procurara “la protección de sus derechos fundamentales a través de otros mecanismos procesales que no impliquen la concurrencia de su menor hijo”. Lo que hemos conocido por parte de la Corte Constitucional es que los magistrados realizarían una nota aclaratoria con base a los datos revelados por la propia madre. Sin embargo, cabe anotar que la fecha en la cual fue presentada la tutela el joven si era menor de edad. Tenía 17 años pero al momento de la sentencia y por lo tanto la protección de los derechos invocados fue de un menor y no tenía antecedentes en el alto tribunal.