Cargando contenido

En un primer informe, el organismo lanza una alerta ante el incremento del reclutamiento forzado de menores en Soacha (Cundinamarca) y en los límites con Bogotá.

En el nuevo documento, la Defensoría del Pueblo especifica los barrios de las localidades de Ciudad Bolívar y Bosa, en Bogotá, donde también se presenta este delito.

En Ciudad Bolívar, el documento menciona las zonas de Arborizadora, San Francisco, Lucero, El Tesoro, Ismael Perdomo y Jerusalén, mientras que de Bosa cita los sectores de Bosa Occidental, Bosa Central, El Porvenir y Tintal Sur.

En total menciona 63 barrios de la localidad de Ciudad Bolívar y 23 barrios de Bosa, víctimas de reclutamiento forzado por parte de bandas criminales y otros grupos delincuenciales.

Reclutamiento forzado y utilización ilícita de niños, niñas y adolescentes

El punto más sensible del informe de la Defensoría del Pueblo en su alerta temprana frente a Ciudad Bolívar y Bosa, es el de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes expuestos a la acción de los grupos armados ilegales que en el desarrollo de actividades ilícitas se valen de las vulnerabilidades identificadas para reclutar y usar a los adolescentes y jóvenes en conductas ilegales.

"La realidad de las localidades de Bosa y Ciudad Bolívar muestra que tanto los grupos denominados 'Águilas Negras' y 'Rastrojos' llevan a cabo estrategias de vinculación de niños y jóvenes para actividades como las de campanero, mensajero, cobrador de extorsiones, ejecución de homicidios mediante la modalidad del sicariato, expendio de droga entre otras", dice el documento de la Defensoría.

Y agrega: "Se ha recibido información que los niños entre los 9 y 10 años son utilizados por los grupos ilegales en los diferentes eslabones del negocio del tráfico de drogas. A los niños y adolescentes entre los 9 y 15 años se les utiliza o vincula mediante del ofrecimiento de bebidas, alimentos, pequeños regalos, dinero y en ocasiones elementos electrónicos para ganarse la confianza y aceptación de los reclutadores, quienes posteriormente continúan con el ofrecimiento gratuito de pequeñas dosis de bazuco, coca, marihuana a los menores de edad con la finalidad de crear al hábito de la adicción".

Violencia y explotación sexual con fines comerciales

La población de niñas y adolescentes es inducida a llevar a cabo diferentes actividades ilícitas como el transporte de armas, drogas y explotación sexual, dice la alerta temprana de la Defensoría del Pueblo en su documento del 5 de febrero de 2013.

El informe sostiene que "las redes constituidas para el control de actividades ilícitas que los grupos armados ilegales articulan en las localidades hacen que existan elementos de estas organizaciones que se encargan de la vinculación de mujeres a quienes instrumentalizan mediante el ofrecimiento de dinero y pequeños regalos con el fin de que se encarguen del transporte de armas y drogas aprovechando la limitada función de registro y control que sobre esta población tiene la Policía".

La Defensoría del Pueblo sostiene que "las niñas, adolescentes y jóvenes son víctimas de violencia sexual mediante conductas como los actos sexuales abusivos o proxenetismo (inducción a la prostitución, constreñimiento a la prostitución, trata de personas, estímulo a la prostitución de menores, pornografía infantil, turismo sexual)".

La investigación de la Defensoría señala que "mediante diferentes modalidades que incluyen el ofrecimiento de dinero, las promesas de mejoramiento de las condiciones de vida, la fuerza, la amenaza, la violencia física o mental, todas ellas ejecutadas" los proxenetas imponen una conducta sexual en contra de la voluntad de la menor.

Ciudad Bolívar

De las seis zonas mencionadas por la Defensoría del Pueblo en Ciudad Bolívar, se habla de los barrios Atlanta, Arborizadora Baja, Madelena, sector La Playa; La Coruña, Urbanización Guatiquía, Candelaria La Nueva, Juan José Rendón, Santa Inés de La Acacía, Lucero (Bajo, Medio y Alto), Vista Hernmosa, Juan Pablo Segundo, Naciones Unidas, Cordillera Sur, Bella Flor, El Paraíso, Mirador, Villas del Diamante (sectores Bajo, Medio y Alto), Brisas del Volador, Los Alpes, Estrella del Sur y Compartir.

El documento de la Defensoría del Pueblo dice que también en Ciudad Bolívar hay reclutamiento forzado de menores de edad en El Tesoro, El Tesorito, El Limonar, 8 de diciembre, La Cumbre, San Joaquín del Vaticano, Perdomo, Perdomo Alto, Peñón del Cortijo, El Espino, María Cano, La Estancia, Los Rosales, Caracolí, Sierra Morena, Santo Domingo, San Isidro, Potosí, El Tanque, Alto de la Cruz, Plan Cantera y Laguna, entre otros sectores.

Bosa

La alerta temprana de la Defensoría del Pueblo divide a Bosa en cuatro zonas y 23 barrios ubicados dentro de éstas, donde se registra el reclutamiento forzado de menores a manos de los grupos ilegales.

Según el documento, en Bosa los barrios afectados son La Independencia, Bosa Nova, sectores Caminos de San Diego, La Esperanza, La Esmeralda, Nueva Escocia, Primavera, Nueva Granada, sectores La Amistad, Piamonte, Tibanica, San Eugenio, Bosques de Maryland y El Toche.

Además están los barrios Santafé de Bosa, sectores El Anhelo, San Joaquín del Vaticano, Alamedas, Humedal, Villa Ema, San Bernardino, Sector El Recreo y Potreritos.

Amenazas, panfletos y homicidios contra líderes

La alerta temprana de la Defensoría del Pueblo especifica en su documento que "los grupos ilegales ejercen una especie de control político difuso" a través de distintas estrategias.

Entre esas estrategias menciona las siguientes:

1) La cooptación de espacios comunitarios, sociales, comunales y locales mediante el uso del miedo y la amenaza hacia sus integrantes con el fin de instrumentalizarlos en pro de determinado interés del grupo.

2) La eliminación física de líderes o personalidades representativas que ejercen algún cargo dignatario con relevancia en los destinos de la localidad.

Para la Defensoría, "tanto en Bosa como en Ciudad Bolívar se ha tenido conocimiento que los espacios locales, comunitarios y comunales se encuentran expuestos a la presión por parte de actores armados ilegales quienes mediante la amenaza, la intimidación o los homicidios, buscan primero conocer e incidir en las discusiones y decisiones locales, y segundo tener una especie de control sobre las denuncias que puedan darse en estos espacios referidas a la presencia de estas estructuras en las localidades".

Agrega el documento que "es de tal magnitud la situación para los líderes comunitarios, que dentro de las Juntas de Acción Comunal, algunos integrantes tienen un grado de amenaza que proviene de la presión que han tenido por parte de actores armados ilegales quienes pretenden al parecer, alcanzar cierto grado de instrumentalización de los líderes comunitarios".

"Más allá de cualquier consideración los actores armados pretenden imponer un 'nuevo orden' en el cual todo es objeto de su control, incluso en los aspectos más elementales de la vida cotidiana de los pobladores y el barrio. De estas pretensiones no escapan líderes que son parte de espacios de mayor envergadura, quienes son amenazados básicamente por sus
denuncias con respecto a la seguridad y la convivencia, y la presencia de organizaciones armadas"
, advierte la Defensoría del Pueblo.

Población en situación de riesgo

La población en riesgo identificada para las localidades de Ciudad Bolívar y Bosa se estima en aproximadamente 300.000 personas, de manera particular, los líderes de organizaciones sociales, comunales, culturales, comunitarias, de población desplazada, indígenas y afrodescendiente, y de organizaciones de víctimas de ambas localidades, sostiene el documento de la Defensoría del Pueblo elaborado en febrero de 2013.

Agrega que también se encuentran en condición de vulnerabilidad los adolescentes de edad escolar media vocacional (11 a 17 años), los jóvenes de 18 a 26 años, los desmovilizados cobijados por la Ley 1421 de 2010, la Ley 1424 de 2010, la Ley 1429 de 2010 y la Ley 975 del 2005, ya que sobre ellos se cierne la amenaza permanente de presión para su reincorporación a nuevos o existentes grupos armados ilegales.

Según la Defensoría, los tenderos, comerciantes, pequeños empresarios, transportadores, y en algunos casos, servidores públicos, también ha sido identificados como población en riesgo, por cuanto dentro de las actividades ilegales desarrolladas por los grupos armados ilegales, la extorsión y el cobro de tributos forzados, se constituyen en prácticas que pueden desencadenar una multiplicidad de vulneraciones a los derechos fundamentales.

Contextualización y caracterización del riesgo

Para la Defensoría del Pueblo, "las localidades de Ciudad Bolívar y Bosa se caracterizan por tener un escenario de riesgo común debido a la presencia de presuntos integrantes de grupos armados ilegales que se autodenominan 'Los Rastrojos Comandos Urbanos' y las 'Águilas Negras Bloque Capital', como también de posibles milicias urbanas de las FARC".

"Estos grupos vienen desarrollando actividades ilegales y presiones contra los pobladores y líderes sociales vulnerando sus derechos fundamentales"
, subraya el informe de la Defensoría al destacar que el escenario de riesgo se enmarca en tres tipos de factores: político, económico y poblacional o social.