El Partido Conservador se reunió para tomar decisiones internas de cara a un posible regreso de la colectividad a la Unidad Nacional. Sin embargo, las posturas son bastante contrarias. Algunos respaldan la tesis del director del conservatismo, David Barguil, que insiste que el partido debe mantener la distancia y la independencia frente al Gobierno Nacional. Lo cierto es que hay molestia con el Gobierno por el poco protagonismo que ha tenido la colectividad, según confirmó el vocero en el Senado, Juan Manuel Corzo. "El partido siente que nunca ha sido escuchado, el partido no es tomado realmente en las decisiones, en el tema de La Habana el partido está totalmente ausente. Como vocero le he escuchado a los otros parlamentarios que están muy incómodos con las políticas del gobierno", señaló. Pero otra cosa dicen los senadores santistas, quienes, sea cual sea la decisión de la dirección conservadora, seguirán respaldando al presidente Juan Manuel Santos. El congresista Efrain Cepeda dijo que "independiente de la decisión, la colectividad apoyará al gobierno de Juan Manuel Santos, continuará apoyando ese proceso de paz, que es el que catapultará a nuestro partido". Sin embargo, según explicó David Barguil, el partido aún no ha tomado una decisión de fondo, lo que quiere decir que por ahora la colectividad se mantiene en la independencia frente a la Unidad Nacional y el gobierno Santos.