El vicepresidente Óscar Naranjo, quien realiza una visita a los EE.UU., dijo que durante el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos se ha hecho más en materia de lucha antidrogas de lo que se hizo durante el periodo del Álvaro Uribe. En diálogo con RCN Radio, Naranjo aseguró que Colombia pasó de una tasa de incautación del 25% de cocaína producida al 42% y explicó que pese a que se reportan más áreas de coca sembradas, hay menos drogas en el mercado. "Del 2012 al 2009 se produjeron 4.718 toneladas de cocaína y se incautó 25% de eso en Colombia, es decir que 3.527 toneladas llegaron al mercado", indicó. En contraste con el gobierno de Juan Manuel Santos que "de 2010 a 2017 tuvo 4251 toneladas de producción e incautación (...) pasó a un 43%, es decir, 1839 toneladas, luego lo traficado es de 2,412 tonelada". Naranjo también se refirió al tema de las aspersiones aéreas con glifosato y aseguró que este método no ha sido tratado en ningún momento de las reuniones con las autoridades estadounidenses. Anteriormente, desde Washington el exdirector de la Policía dijo que: “en el año 2002 Colombia produjo  580 toneladas métricas de cocaina y en ese año  las autoridades incautamos 92 toneladas que equivalen al 16 por ciento, sin embargo, el año pasado, que se produjeron muchas toneladas el nivel de incautación fue de 362 toneladas que significó una tasa del 42 por ciento”. De acuerdo a Naranjo, quien brindó una rueda de prensa desde la embajada de Colombia en los EE.UU., resaltó que de acuerdo a un estudio, durante la presidencia de Juan Manuel Santos se han decomisado mil toneladas más de cocaina que durante el gobierno Anterior. El general en retiro dijo que la intención del Gobierno es  'quebrarle el espinazo', al reconocido ciclo de la resiembra para exterminar el negocio de los cultivos ilícitos en nuestro país. Tras conocerse las declaraciones del general Naranjo, el hoy senador Álvaro Uribe fijo un trino en su cuenta oficial de Twitter en el que, según él, las cifras brindadas en su momento por el exdirector de la Policía no coinciden con las que reveló en Washington.