El vicepresidente de la República, general (r) Óscar Naranjo, presentó ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el balance del primer año de la implementación de los acuerdos de paz con las Farc, en el que destacó que gracias a este proceso se evitó el asesinato de por lo menos tres mil personas en todo el país.

Naranjo recordó ante la ONU que el 2017 se convirtió en el año con la taza de homicidios más baja de los últimos 40 años en Colombia y que tras la firma de la Paz, más de 12 mil personas dejaron las armas y comenzaron su camino de reinserción a la vida civil.

“Esta es una tarea que no se puede abandonar y en la que tengan la seguridad de que estamos comprometidos con ella, estamos llegando con programas sociales a todas las regiones donde anteriormente no permitía la guerra, ya muchos empezaron su camino después de la dejación de armas y hay que ayudarlos”, dijo el Vicepresidente de la República. (Lea también: Secretario de la ONU llegará a Colombia para “apoyar los esfuerzos de la paz”)

El general (r) Óscar Naranjo sostuvo que el Gobierno Nacional comparte la preocupación de la ONU por el asesinato de excombatientes de las Farc y líderes sociales en diferentes regiones del país, e indicó que por esta razón se pusieron en marcha varios programas de protección, en los cuales participan los mismos desmovilizados de esta guerrilla.

“Durante este año se han proporcionado 160 esquemas de seguridad a excombatientes de las Farc, en los cuales integramos a más de 800 exguerrilleros, con el fin de preservar su vida, adicional a esto estamos trabajando en la seguridad de los líderes sociales porque no podemos permitirnos que sigan siendo asesinados".

El vicepresidente señaló que el Gobierno está atento al movimiento de grupos armados ilegales que se quieren tomar los territorios dejados por las Farc y reiteró que no permitirán que la violencia del narcotráfico acabe con la tranquilidad de aquellas regiones en las que ya se vive la paz.