Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Exdirigente de Santa Fe pidió perdón por haber integrado red de contrabando

Ante la juez cuarta de Garantías de Bogotá, Álvaro Tello, exdirigente de Santa Fe, pidió perdón público tras verse involucrado en una red de contrabando y lavado de activos, al igual que ofreció colaboración con la justicia.

El exdirectivo de Santa Fe, Jaime Tello. Foto Colprensa - Sofía Toscano


Ante la juez cuarta de Garantías de Bogotá, Álvaro Tello, exdirigente de Santa Fe, pidió perdón público tras verse involucrado en una red de contrabando y lavado de activos, al igual que ofreció colaboración con la justicia.


La declaración la hizo en medio de la audiencia en la cual una juez de la República evaluaba la solicitud hecha por la Fiscalía para imponer medida de aseguramiento al empresario por este escándalo.


"Yo me someto a lo que su señoría decida, yo quiero decirle que he aceptado estos cargos y pido perdón su señoría, seguramente mi Dios me está escuchando y estoy dispuesto a cumplir con la pena que se me imponga", dijo el empresario.


Tello Rondón se declaró culpable por los delitos de concierto para delinquir, enriquecimiento ilícito, contrabando y lavado de activos en el marco de la audiencia de imputación de cargos.


El organismo judicial indicó que "por varios años Jaime Álvaro Tello Rondón hizo parte de una organización integrada por 19 personas, entre quienes se encontraban funcionarios de la Policía Fiscal y Aduanera, al igual que funcionarios de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales ,DIAN, con roles definidos para desfalcar al Estado a través la importación irregular de textiles".


En igual sentido, dichas transacciones ilegales "se realizaron a través de una compañía a que dio apariencia legal a la comercialización de telas entre Colombia y China, mercancía que hacían pasar por comprada en los Estados Unidos".


Igualmente la Fiscalía señaló que, al parecer, "una de las empresas de propiedad de Álvaro Tello Rondón habría sido utilizada por el exsenador Otto Bula para lavar activos en dinero, producto de los contratos de Odebrecht en Colombia”.