Alejandro Lyons, exgobeernador de Córdoba. Foto/archivo

La Fiscalía General anunció que se logró un acuerdo preliminar con el exgobernador de Córdoba Alejandro Lyons, con lo cual se convertirá en testigo estrella del escándalo de la red de corrupción de alto nivel que salpicó a expresidentes de la Corte Suprema de Justicia, a senadores y excongresistas. Se trata de un principio de oportunidad con inmunidad parcial que está a punto de firmarse tras destaparse el escándalo de corrupción que involucra a los exmagistrados Francisco Ricaurte y Leonidas Bustos y a una serie de abogados como el también exmagistrado Camilo Tarquino con la supuesta exigencia de millonarios sobornos para favorecer a aforados constitucionales como sería el caso de los senadores Hernán Andrade, Musa Besaile y Luis Alfredo Ramos. La fiscal general (e) María Paulina Riveros señaló que con este principio de acuerdo el exgobernador Lyons se compromete a revelar nueva información en torno a diferentes hechos de corrupción en el departamento de Córdoba. Con esta negociación la Fiscalía accedería a retirar parte de los 20 delitos que estuvo a punto de imputarle al exgobernador de Córdoba en tres ocasiones ante el Tribunal Superior de Bogotá por irregularidades en los millonarios contratos relacionados con las regalías en el departamento. La fiscal encargada advirtió que el exgobernador, para acceder a esta negociación, tendrá que devolver no menos de cuatro mil millones de pesos como parte de la reparación por el daño patrimonial causado con los recursos de Córdoba. Agregó que próximamente la Fiscalía solicitará la respectiva audiencia de imputación contra el exgobernador Lyons, donde se formalizarán los detalles de la negociación hasta el momento alcanzada. En la actualidad el exgobernador Lyons se encuentra en los Estados Unidos en calidad de testigo protegido de la justicia norteamericana en el proceso federal que se sigue contra el exfiscal Luis Gustavo Moreno y el abogado Leonardo Pinilla, por la recepción de diez mil dólares como parte de pago del millonario soborno exigido al exgobernador para favorecerlo en su proceso en Colombia. En el caso de la colaboración eficaz que está prestando a la DEA y las demás autoridades norteamericanas, Lyons pidió que se le garantizara su seguridad y la de su familia a cambio de testificar en el respectivo proceso federal contra Luis Gustavo Moreno y el abogado Pinilla, tras recibir de manos del exmandatario 10.000 dólares en una reunión en la Florida, como parte inicial de un adelanto por 40.000 dólares.