Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Exgobernador Álvaro Cruz se declaró culpable por 'carrusel contratos'

Exgobernador Álvaro Cruz / Foto: RCN Radio



El exgobernador de Cundinamarca, Álvaro Cruz se declaró culpable de los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, cohecho por dar u ofrecer y abuso de confianza calificado.

La Fiscalía aseguró que tiene pruebas suficientes para demostrar que, en su calidad de ingeniero contratista, Álvaro Cruz entregó 800 millones de pesos a Iván Hernández Daza, director de la Unidad de Mantenimiento Vial y a los entonces concejales Orlando Parada, Hipólito Moreno y Andrés Camacho Casado para obtener beneficios en la adjudicación de contratos y evitar controles por parte del Distrito.

Según el fiscal, con estos hechos Cruz "lesionó los principios de imparcialidad y moralidad en la administración pública, entendiendo la ilicitud de su comportamiento porque no posee ni enfermedades psicológicas ni impedimentos de salud".

La Fiscalía también tiene pruebas para señalar que Álvaro Cruz se apropio, en beneficio propio y de terceros, de dineros provenientes de anticipos de obra por un monto cercano a los mil millones de pesos.

El ente acusador tiene como pruebas la declaración jurada de Augusto Ramírez Cuellar, amigo del vicefiscal Jorge Perdomo, interceptaciones telefónicas y el certificado de tradición sobre un bien inmueble que se adquirió con los dineros objeto de estos ofrecimientos.

En la misma diligencia judicial y por los delitos de enriquecimiento ilícito y cohecho fue imputado Hernán Jovel Muñóz, procurador judicial primero administrativo, quien habría recibido dos mil millones de pesos de manos de Álvaro Cruz para que intercediera ante funcionarios de la Procuraduría, con el fin de que no se abriera un proceso disciplinario en su contra.

Al procurador le fueron incautados un minicooper, una camioneta Audi y un vehículo Hyundai Sedan, mientras que al exgobernador le incautaron un apartamento en el sector de Santa Bárbara y el 50 % de cuatro locales comerciales ubicados en la carrera 38 con calle 11 en Bogotá.

El procurador Hernán Jovel Muñóz se declaró inocente de los cargos que le imputó la Fiscalía.