Cargando contenido

Los exguerrilleros pasaron al menos 602 horas en clases teórico-prácticas en siete módulos de formación.

Exguerrilleros
Exguerrilleros se graduaron de técnicos agropecuarios.
RCN Radio

Liliana Sánchez, Segundo Álvarez y José Vargas son tres excombatientes de las Farc que ingresaron a este grupo hace 13, 14 y 30 años, cuando incluso todavía era armado. Ellos aseguran que factores como la violencia y la desigualdad de las épocas (en regiones diferentes) los obligaron a tomar el rumbo de la violencia.

Liliana es bogotana, pero hace más de una década vive en los Llanos Orientales, asegura que “las desigualdades entre hombres y mujeres y el hecho de ver cómo en muchos casos somos violentadas, solo por ser más débiles”, la llevó a tomar las armas y unirse a las Farc; a Segundo, en Arauca, “los paramilitares me desaparecieron varios familiares” y a José, en el Huila, “el Ejército me violó a mi esposa durante una retoma en el departamento del Huila”.

Ellos aseguran que fueron situaciones de indefensión y ausencia de una “autoridad imparcial” y la falta de oportunidades; las causas que los llevaron a empuñar las armas y unirse a las filas de las Farc, guerrilla por la que reconocieron que aún sienten afinidad.

Estas personas repiten con insistencia que aún son parte de este movimiento, que ahora es político, y que luego de entregar las armas pueden vivir sin la zozobra de, como lo señala uno de sus jefes Pastor Alape, “no saber en qué momento íbamos a caer y si nuestras esposas o madres iban a tener la posibilidad de darnos cristiana sepultura o sencillamente quedaríamos en el registro de los desaparecidos por la guerra”.

Liliana, José y Segundo son parte de un grupo de 350 ex-combatientes de las Farc que el pasado 8 de marzo culminaron una parte importante de su proceso de reincorporación a la vida civil, luego de graduarse como Técnicos Agropecuarios de la Fundación del Parque Nacional de la Cultura Agropecuaria (Fundapanaca).

“Ya nos dimos cuenta de que es mejor la lucha con ideas, que con armas, ahora lo que nos queda es regresar a nuestras tierras y poner esto en marcha (...) la tierra del campo ha sido manchada con sangre durante décadas y ahora llegó el momento de devolverle la vida y por eso nos preparamos”, dice Segundo Álvarez, quien resalta las raíces indígenas a las que ahora volverá en el Cauca.

Los integrantes de las Farc que dejaron las armas tras los acuerdos de paz y que provienen de los 26 Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR), pasaron al menos 602 horas en clases teórico-prácticas en siete módulos de formación donde aprendieron sobre porcicultura, piscicultura, ganadería, agronomía y especies menores.

Esta iniciativa forma parte de la campaña del Gobierno Nacional para reincorporar a la vida civil a los más de 8 mil miembros de las Farc que dejaron las armas en 2017, producto de la firma de los acuerdos de paz alcanzados en La Habana. 

Joshua Mitrotti, director de la Agencia Nacional de Reincorporación, aseguró que “estos son una pequeña parte de un panorama muy grande, tenemos 700 excombatientes de las Farc en CIFA y Panaca, en los espacios territoriales hemos cubierto a más o menos 3.400 más con el SENA y unas tres mil más se fueron a vivir a sus pueblos de origen y hasta allí hemos llegado con nuestra oferta de inclusión”.

El vicepresidente de la República, general (r) Óscar Naranjo destacó este proceso de reinserción de los guerrilleros y aseguró que “durante años, el común denominador entre las Farc y la Policía fue la guerra, la violencia, ahora es diferente, nos dedicamos a construir entre todos un país en paz”.

Luego de la graduación, el Gobierno espera que estas personas emprendan su propio proyecto agropecuario y que de esta manera contribuyan al desarrollo del campo, agregó la información. Actualmente en Colombia hay 650 empresas  que apoyan a excombatientes de grupos guerrilleros.

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido