Cargando contenido



Los expresidentes de la Corte Suprema de Justicia, Augusto Ibáñez y Jaime Arrubla alertaron sobre un posible vacío jurídico con la creación de la doble instancia para investigar y juzgar a los aforados constitucionales en la Sala Penal de dicho alto tribunal.

Concuerdan que debe inyectarse “con urgencia” el presupuesto para crear la sala especial con nuevos magistrados, quienes serán los encargados de revisar las condenas a los aforados, antes de eso la Sala Penal no podría fallar porque no existiría la figura de la doble instancia.

El exmagistrado Ibáñez calificó como una sorpresa el Acto Legislativo 01 del 18 de enero de 2018 por medio del cual se implementó la segunda instancia y el derecho a impugnar la sentencia condenatoria.

“Los procesos o se pueden paralizar y la reforma se debe entender hacia el futuro, lo que quiere decir que no se pueden revivir procesos, los trámites que se iniciaron deben culminar con el trámite anterior”, explicó.

Por su parte, el exmagistrado Jaime Arrubla mostró su preocupación sobre el presupuesto que debe inyectar la Nación para la creación de las nuevas salas que se encarguen de revisar las condenas, “aunque es un derecho del aforado, se debe establecer pronto la creación de los nuevos cargos de magistrados”.

“Es un tema discutible, pero el Acto Legislativo es una improvisación (...) se debió hacer previendo el tránsito del sistema, hay que correr a crear esos nuevos cargos, (...) si la Corte falla y no está creada la segunda instancia el proceso puede frenarse porque ante quién van a apelar”, señaló el exmagistrado.

Aunque coinciden en que la doble instancia es un derecho de los aforados constitucionales, criticaron que el Acto Legislativo no haya nombrado a los Tribunales en primera instancia y dejar como segunda instancia a la Corte Suprema de Justicia.