Cargando contenido

Foto: Archivo Colprensa



Los familiares del asesinado líder político Álvaro Gómez Hurtado le solicitaron a la Fiscalía General para se avance en la investigación para establecer los responsables de la desaparición de toda una serie de elementos de prueba consideradas clave para esclarecer este magnicidio, ocurrido el 2 de noviembre de 1995 en el norte de Bogotá.

Enrique Gómez Martínez, abogado y sobrino del dirigente conservador, indicó que se trata de las evidencias técnicas que fueron recolectadas por las autoridades de policía judicial durante las inspecciones practicadas tras la ejecución del crimen.

(Lea también: Policía y Fiscalía participaron en desviación de la investigación: Familia de Álvaro Gómez Hurtado)

“Todo lo que correspondía a proyectiles, vainillas recogidas en el lugar de los hechos, fotografías originales del lugar de los hechos, videos del lugar de los hechos realizados por la comisión de inspección judicial frente a la Universidad Sergio Arboleda. Todo lo que pudo haberse recogido como evidencia dactilar en el vehículo”, dijo el abogado.

El jurista llamó la atención por la desaparición de elementos materiales probatorios en la investigación criminal por el homicidio. La última vez que se vieron estas pruebas, aclaró, en el juicio que se llevó entre los años 2000 y 2001 en el juzgado segundo penal especializado de Bogotá.

(Lea también: Fiscalía declara como crimen de lesa humanidad el magnicidio de Álvaro Gómez Hurtado)

“Hemos insistido en que se investiguen disciplinariamente para efectos de sancionar la ruptura de la cadena de custodia y la respuesta ha sido la de tratar de cerrar esa investigación en por lo menos dos oportunidades”, indicó Gómez Martínez.

Para el abogado, “las conductas de encubrimiento, desviación y destrucción de evidencias confirman que es un crimen de Estado”. Como representante civil de la familia buscará contrainterrogar a los señalados narcotraficantes y extraditables que la Fiscalía escuchará próximamente bajo declaración juramentada.

El ente investigador abrió una línea de investigación en este caso que sostiene que este magnicidio hizo parte de los crímenes cometidos en la década de los noventa por parte del cartel del norte del Valle.

(Lea también: Fiscalía vincula a cartel del norte del Valle con crimen de Álvaro Gómez Hurtado)