Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Familia de patrullera Kelly Rocha pide exhumación del cuerpo porque no cree en versión de suicidio

Los familiares de la patrullera Kelly Rocha Rago, hallada muerta el pasado 19 de septiembre en la estación policial de Majagual (Sucre), radicaron en las últimas horas derechos de petición ante Medicina Legal, la Fiscalía y la Procuraduría, en los que piden la exhumación del cuerpo para una segunda necropsia, porque no creen en la versión de un suicidio.

RCN La Radio acompañó en Bogotá a los padres de la patrullera Rocha en esas diligencias.



La versión de la Policía señala que se trató de un suicidio, pero la familia está convencida de que sería un asesinato, como lo indica Maribel Roga, madre de la patrullera.

"Por todas las marcas que vimos en su cuerpo, imposible no darse cuenta. La desmaquillamos para ver todo el maltrato que reflejaba su rostro, como dos arañazos en el lado derecho, el mentón y el ojo izquierdo aporreados", afirmó.

Dijo que lo que más les llamó la atención fue que la mano derecha estaba inflamada: "Su muñeca estaba partida, como si hubiera sido torturada (…) Esto no aparece en el reporte de Medicina Legal".

Acoso laboral

La familia insiste en que los hechos no fueron fortuitos, sino que Kelly era objeto de acoso laboral, especialmente desde agosto pasado, cuando dejó de prestar sus servicios de vigilancia en la calle y remplazó a un policía en la Secretaría de esa estación.

El presunto acosador, al menos el que señala la familia, era el comandante del Distrito de La Mojana (al que pertenece Majagual), teniente Jonathan Alexis Cáceres Aguilera. Pocos días después de la muerte de Kelly, el uniformado fue trasladado, al igual que varios compañeros de la patrullera.

El supuesto acoso laboral tuvo su momento crucial el día anterior a la muerte de Kelly, según la madre de la patrullera.

"El 18 de septiembre es trasladada a Guaranda (otro municipio de Sucre) por una inducción al cargo. Le tocaba llevar el computador y el disco duro de los que se habla tanto en este caso. Ella salió mal de esa reunión, tan mal, que el conductor le quitó el arma (…) La pregunta es si él se la devolvió", sostuvo.

La señora Maribel agregó que, según le comentaron algunas personas que habrían estado en la reunión, el teniente Cáceres habría insultado a Kelly porque no estaba dando la talla para el cargo. Dijo que "la vieron llorando (…) y no se volvió a saber más".

El computador

Según la familia de la patrullera, esa noche, de regreso a Majagual, Kelly habló tres veces con su novio, quien también es patrullero de la Policía, pero en otro lugar.

En un audio que los familiares le entregaron a RCN La Radio sobre una conversación entre Kelly y su novio, ella le expresa el malestar porque le falta un disco duro al computador y por eso no puede hacer bien su trabajo, mientras el teniente le exige que haga unos informes.

El computador que le asignaron a la patrullera en su cargo como secretaria jugaba un papel clave, según su madre Maribel: "Ella decía que todo computador tenía dos discos, y ese computador los tenía, pero le sacaron uno desde el momento en que le asignaron el cargo de secretaria. Para mí, ella fue utilizada como un 'conejillo de indias', algo pasaba en ese computador, algo había, que no se sabe si ella descubrió".

La señora Rago llamó también la atención porque el día en que ella y su esposo viajaron a Majagual a reclamar el registro de defunción (30 de septiembre) les informaron, no oficialmente, que en la estación cambiaron el computador por otro y por eso señala que podría haber algo sospechoso en ese cambio.

Acoso sexual

Otro aspecto que indican los padres de Kelly Rocha es que el teniente también la estaría acosando sexualmente.

"En muchas ocasiones ella me comentó que los cambios de cargo no eran gratuitos, sino que pedían siempre algo a cambio, en este caso, la 'patica', es decir, acostarse con el teniente", sostuvo la madre de la patrullera.

Sin embargo, el coronel Carlos Alberto Wilches, comandante de la Policía en Sucre, afirmó a RCN La Radio que en las investigaciones que adelanta la Policía (una disciplinaria y otra penal militar) no hay implicados como tal.

Afirmó que "hasta lo que conozco no tenemos identificados a presuntos responsables, sino que la investigación marcha frente a un hecho sobre la muerte de la patrullera, pero no de que hay unos responsables".

El director general de la Policía, Rodolfo Palomino, visitó Sincelejo, capital de Sucre, la semana siguiente a la muerte de la patrullera y señaló que todo indicaba que se trató de una autodeterminación, es decir, un suicidio.

No obstante, Daniel Santos, presidente de la Sociedad Colombiana de Profesionales de la Policía (en su mayoría uniformados pensionados y retirados) cuestionó la posición del general Palomino.

Dijo que "los hechos no pueden ser como los señaló el general Rodolfo Palomino; nos parece una posición muy ligera y de pronto orientando equivocadamente la ritualidad que pueda ofrecer el curso de una investigación dentro de la Policía Nacional".

Entre tanto, en la cabeza de los padres de la patrullera Kelly Rocha sólo hay un aspecto claro: llegar hasta las últimas consecuencias para que se conozca la verdad sobre la muerte de su hija.