Cargando contenido

Foto: AFP

 



Jorge Eliecer Molano, representante civil de los familiares de las víctimas de la toma del Palacio de Justicia, solicitó una veeduría internacional para apoyar las labores de identificación que adelantan las autoridades colombianas a los restos analizados por los forenses, en relación con posibles víctimas de este holocausto.

De igual forma, sostuvo que este acompañamiento internacional debe darse en cumplimiento de lo expuesto por la Corte Interamericana de Derecho Humanos.

"Vamos a insistir en que equipos de expertos internacionales en antropología forense y genética y otras ciencias acompañen de manera permanente estas labores, para que se establezcan con mayor tranquilidad, trasparencia y objetividad los proceso de identificación de posibles víctimas", dijo Molano.

Esta declaración se produjo a apropósito de que RCN La Radio conoció que la Fiscalía y Medicina Legal lograron nuevos hallazgos de ADN, con lo que están próximos a identificar a otras tres de las víctimas del holocausto del Palacio.

Para este fin, y gracias a las modernas técnicas aplicadas hoy en día, los expertos de Medicina Legal están avanzando en un nuevo proceso de verificación de los más de 500 fragmentos de restos exhumados, con los que están trabajando  los peritos.

Fuentes judiciales precisaron que aunque ya hay unos primeros fragmentos que han generado compatibilidad con nuevas víctimas de la toma del Palacio de Justicia, el objetivo es completar el mayor número de restos de una misma persona para poder hacer una efectiva entrega a sus familias, que por más de 30 años han reclamado conocer el paradero de sus seres queridos.

Al igual, como sucedido con los restos identificados de Cristina del Pilar Guarín, Lucy Amparo Oviedo y Luz Mary Portela la Fiscalía adelanta una nueva verificación genética de los restos encontrados en más de 90 cajas que contenía  restos exhumados del cementerio del sur, e incluso con aquellos que décadas atrás fueron inhumados por sus familiares que reconocieron a sus seres queridos luego de identificarlos por un anillo, un reloj u otros elementos que supuestamente portaban el día de la toma.