Sorprendidas se encuentran las autoridades locales de Miraflores, en el departamento del Guaviare, tras una decisión de la guerrilla de las Farc de expulsar a siete de sus miembros “por indisciplinados” y entregarlos al Ejército, a través de las autoridades civiles. El alcalde de esta localidad, Jhonivar Cumbe, dijo que en el proceso también participó la Defensoría del Pueblo que facilitó la acción humanitaria. “Pues sí, es un hecho insólito que nunca había sucedido en el país y hay un acta que establece que fue por indisciplina y hay soportes de todo eso”, aseguró Cumbe. Los cabecillas del frente primero de las Farc contactaron a las autoridades indígenas de Miraflores y, con acta en mano, entregaron a los guerrilleros para que, como lo señalaron en el escrito, se reintegraran a la vida civil porque su indisciplina, al no obedecer las órdenes de sus superiores, no les permitía seguir en esa organización criminal. “Se ha analizado que es como un gesto de paz de que, en vez de que pasara a mayores, decidieron entregarlos para que se reintegren a sus familias, así dice el acta en la que los entregaron a ellos”, puntualizó el alcalde Cumbe. Los siete guerrilleros expulsados por las Farc se encuentran en las instalaciones del batallón 51 adscrito a la Quinta División del Ejército y, según se indicó, se acogerán al proceso de reintegración.