Cargando contenido

Foto: RCN Radio



Por Javier Jules

 

Con elementos como uniformes, radios, equipos de campaña, libros y fotografías, mujeres y hombres, que hicieron parte de las Farc, ahora dicen que quieren vivir del turismo y narrar, desde su punto de vista, el conflicto armado que se vivió en Colombia.

En un salón que no supera los cinco metros de largo por tres de ancho está el que sería el primer museo de la guerra, construido por una guerrilla desarmada. En el lugar, ubicado en la Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación de La Elvira, en Buenos Aires, norte del Cauca, se encuentran los elementos que, como lo explica Juan Villalba, un día sirvieron para desarrollar el conflicto armado, “aquí vemos un radio de comunicación de alta frecuencia y este es un radio en el que nos comunicábamos a nivel regional con cada frente, había claves y un radista encargado que luego pasaba la comunicación a los jefes”.

[imagewp:438784] Foto: RCN Radio

Los elementos también recuerdan, desde el punto de vista de los guerrilleros, el día a día en el monte, mientras se desarrollaba la confrontación armada y tenían su propia doctrina, “escuchábamos radio para hacer el análisis de las noticias políticas, sociales, económicas y culturales, nosotros teníamos que llevar una noticia todos los días a las 5 de la mañana al aula en la que nos reuníamos, le hacíamos el debate y ellos nos explicaban, en la semana se escuchaban noticias y el fin de semana se escuchaba música”, agrega el ex guerrillero.

Uniformes, Fotografías, libros y las pertenencias que cargaban de manera permanente los guerrilleros mientras se trasladaban de un lugar a otro, también están expuestas en el museo.

[imagewp:438783] Foto: RCN Radio

“Muchas prendas que fueron usadas por compañeros que cayeron en combate y lo que utilizamos en el monte, prácticamente en un equipo cargábamos era la casa nuestra, ahí vivíamos y lo cargábamos en la espalda para toda parte”, señala.

Juan Villalba perteneció a varios de los frentes de las Farc que hicieron presencia en zonas como el Cauca, el Huila y el Tolima. Para este hombre, de esos días que no olvidará el país, quedan propósitos y compromisos. Hoy Villalba dice que le apuestan al turismo en las mismas zonas golpeadas por el conflicto pues “como estamos trabajando en el tema del turismo, la idea es que a través del museo se muestre también como era nuestra vida cotidiana en el monte”.

[imagewp:438785] Foto: RCN Radio

Es una forma, distinta de contar el conflicto que se ha conocido a través de otro tipo de narraciones y de versiones.

“La idea también es que a través del museo la gente empiece a conocer la historia de este país o la historia de las Farc, algunos juzgan mucho y muchas personas desconocen que las mismas fuerzas del Estado nos vendían municiones, armamento y los equipos, y cosas que necesitábamos, por eso es necesario que la gente sepa”, puntualiza.

El primer museo de la guerra, en una zona escenario de las confrontaciones, ha sido visitado inicialmente por algunos de los habitantes del norte del Cauca. La idea es lograr que el lugar haga parte de las nuevas rutas turísticas promocionadas, en el proceso por superar el conflicto armado.