Cargando contenido

Foto: Colprensa



En el cierre del año, el procurador general de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, visitó Mocoa para verificar los avances en la estabilización y reconstrucción de la ciudad, luego de la avalancha del 31 de marzo y 1 de abril que dejó un saldo de 336 personas muertas y alrededor de 100 desaparecidas.

El jefe del Ministerio Público advirtió que hay muchos incumplimientos frente a los compromisos adquiridos por el Gobierno nacional con la capital de Putumayo. “Es evidente que hay que esperar a ver si las autoridades dan la talla. Tienen que demostrarle a todos los damnificados que aquí hay respuesta”.

Además, dijo que “el año 2017 se cierra con la herida grande en el corazón de los colombianos por Mocoa” y recordó que la entidad adelanta investigaciones disciplinarias por incumplimientos y omisiones.

“Parte de lo que sucedió (con la avalancha) fue la ausencia de una política de Estado en materia de gestión del riesgo, ordenamiento territorial y planeación urbana (...) A Mocoa hay que cumplirle, al Putumayo hay que cumplirle. Debemos reconstruir los escenarios de vida de los ciudadanos”, exigió el procurador.

El procurador general, en la Diócesis de Mocoa, escuchó las inquietudes de los ciudadanos frente a temas como: subsidios de vivienda, demora en la reconstrucción de la plaza de mercado y el acueducto municipal, obras que aún están pendientes y cuya ejecución implica el buen uso de los recursos públicos con transparencia y probidad.

De igual modo, destacó el trabajo del Banco de Alimentos de Bogotá que, a su juicio, ha hecho exactamente lo contrario a “los pillos corruptos que se han apoderado de los recursos públicos” del Programa de Alimentación Escolar.

“Tenemos certeza de que con hambre es imposible educar a los niños, con hambre es imposible aprender”, concluyó el Procurador General en referencia a las irregularidades denunciadas al país frente a la cartelización del PAE.