El Tribunal Superior de Bogotá dejó en firme la sentencia de 12 años de prisión impuesta a Carlos Alberto Lugo Álvarez, señalado de mentirle a la justicia en desarrollo de la investigación para esclarecer el magnicidio del candidato presidencial Álvaro Gómez Hurtado, ocurrido el 2 de noviembre de 1995.


De acuerdo con los investigadores de este caso el interés de este testigo era cobrar una recompensa que ascendía a los dos mil millones de pesos que ofrecía el Estado para quien suministrar información que permitiera resolver este crimen.


Los magistrados del Tribunal de Bogotá confirmaron la condena contra Lugo Álvarez al hallarlo culpable de cometer el delito de fraude procesal.


Según el expediente en su intento de engañar a las autoridades, este falso testigo declaró en contra de tres personas y las acusó con mentiras de ser responsables en el homicidio del líder político, pero tiempo después tras el análisis probatorio se demostró que no tuvieron nada que ver con los hechos.


Asimismo, Lugo Álvarez fue condenado al pago de un multa de más de 130 millones de pesos.


Adicionalmente, el Tribunal Superior de Bogotá inhabilito a este falso testigo por 65 meses para ocupar cualquier tipo de cargo público.