El fiscal de la Justicia Especial para La Paz, Giovany Álvarez Santoyo, le pidió al Fiscal General, Néstor Humberto Martínez, que le aclare su situación jurídica para poder posesionarse como director de la Unidad de Investigación y Acusación de la JEP.

Esta solicitud la realizó Álvarez Santoyo a través de una carta de cuatro páginas dirigida al despacho de la Fiscalía con el fin de que priorice la investigación preliminar que adelanta ese organismo en su contra tras la declaración entregada por el exparamilitar Jesús Emiro Pereira Rivera , alias “Huevo e Pisca”.

Este exparamilitar de la “Casa Castaño” declaró en su momento que supuestamente tuvo conocimiento de un chisme según el cual Álvarez Santoyo habría recibido una finca por parte de unas víctimas de una investigación que adelantó entre octubre de 2000 y julio 17 de 2002 para que “lo jodiera a él”.

Álvarez Santoyo dijo que estos señalamientos, sobre los cuales no hay prueba, son producto de la acusación que en su momento le realizó como fiscal a alias “Huevo e Pisca” y la posterior condena de 40 años de prisión por el homicidio del congresista liberal Octavio Sarmiento Bohorquez y de otras tres personas.

De igual forma, juró que desde que trabajó en la Fiscalía entre el 15 de octubre de 1992 y el 30 de junio de 2017 siempre desarrolló sus funciones con total transparencia y se preocupó por combatir la impunidad y satisfacer los derechos de las victimas del conflicto armado.

“Bajo la gravedad del juramento puedo sostener que no tengo ni he tenido jamás fincas en los departamentos de Arauca, Casanare, ni en ningún otro lugar y no he recibido dádivas ni pagos de victimas ni de ninguna otra persona en desarrollo de mi actividad como fiscal”, dijo Álvarez Santoyo.

Asimismo, entregó a la Fiscalía copia de la declaración de renta, como prueba de los bienes que posee y para dar claridad de su condición económica.

También dejó en claro que ninguno de sus siete hermanos tiene ni ha tenido bienes rurales en Casanare ni en otro lugar.