El procurador general, Alejandro Ordóñez, insistió en que pese a las críticas de los distintos sectores el fiscal general, Eduardo Montealegre, debe seguir adelante con su decisión de revisar minuciosamente la posibilidad de levantar las amnistías otorgadas al M -19 por la toma al Palacio de Justicia, en noviembre de 1985. "El escenario del marco jurídico es claro y en ello coincido con el fiscal en la medida en que debe revisar porque las conductas de barbarie no quedaron cobijadas con los indultos que quedaron aprobados hace 30 años", dijo Ordóñez. De igual forma, sostuvo que lo importante es que las Farc entiendan que cuando se llegan a acuerdos de paz que contradicen con los mínimos internacionales y que promueven un manto de duda sobre los actos de barbarie se convierten en negociaciones insostenibles. Esta declaración se produjo a raíz del pronunciamiento del presidente Juan Manuel Santos quien dijo que no es conveniente en este momento que el fiscal Eduardo Montealegre investigue las amnistías y los indultos que se les dieron a varios exguerrilleros del M-19, porque podría dar un mensaje equivocado en un momento definitivo para el proceso de paz con las Farc. De hecho, Santos aseguró que en La Habana se acordó crear una jurisdicción especial para evitar que se puedan reabrir investigaciones después de la firma de la paz.