Cargando contenido

Ante el grave daño ambiental, la Fiscalía solicitó a un juez medidas cautelares urgentes para salvar el afluente.

Néstor Humberto Martínez, fiscal general de la Nación
Néstor Humberto Martínez, fiscala general de la Nación
Foto de Colprensa

La Fiscalía solicitó un paquete de medidas urgentes e inmediatas de protección para frenar el grave daño a los recursos naturales, a la vida y economía de los pobladores aledaños al proyecto Hidroituango, debido a que se evidenciaron riesgos inminentes sobre el Río Cauca producto de los trabajos de construcción de la hidroeléctrica.

Así lo reveló el fiscal Néstor Humberto Martínez, quien lanzó una alerta para salvar el río Cauca, considerado la segunda fuente hídrica más importante del país. Tres fiscales de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos, nueve peritos -entre ingenieros ambientales y de minas, químicos, biólogos y ecólogos- y dos analistas identificaron los primeros riesgos a las fuentes hídricas, la fauna, la flora y la vida de los habitantes.

Lea también: ANLA multó con $4.305 millones a Hidroituango

El fiscal Martínez señaló que en las inspecciones realizadas en un polígono sobre el Río Cauca, entre los municipios de Sabanalarga, Valdivia, Toledo e Ituango (Antioquia), fueron recolectadas muestras ambientales, evidencias físicas y documentales y testimonios que evidenciaron la grave situación ocasionada que se concentra en cuatro factores que amenazan al río y a los pobladores.

La primera solicitud se centra en implementar un plan de choque para la recolección del buchón presentes sobre el cauce del Río Cauca, que está reduciendo todos los procesos biológicos de conservación de los ecosistemas.

“El buchón está ubicado a 55 kilómetros, aproximadamente, al sur de la presa del proyecto Hidroituango y, de acuerdo con las mediciones hechas y los registros satelitales, en apenas dos meses cubrió un corredor de cerca de 8.5 kilómetros del Río Cauca, una vasta zona en la que se disminuyó la calidad de la vida acuática y existen tramos de cero navegabilidad”, indicó Martínez.

Le puede interesar: Gobierno desmiente que lugar de reunión Duque-minga era a puerta cerrada

El fiscal general explicó que la dimensión de la mancha verde que se apoderó del río equivale en distancia a un recorrido en Bogotá, de la Torre Colpatria ubicada en la carrera séptima con calle 24 hasta el Seminario Mayor de la carrera séptima con calle 93a.

En segundo lugar, la Fiscalía solicitó el cierre técnico inmediato de una planta de asfalto abandonada y la recolección de los residuos, carburador de petróleo y otros elementos peligrosos, provenientes de los trabajos de obra civil de la hidroeléctrica.

“Los investigadores establecieron que algunas de las sustancias identificadas caen a los cuerpos de agua y disminuyen su calidad, y otras están expuestas a la comunidad, especialmente a los niños que cruzan y viven en esta zona, situación que representa un riesgo para la salud”, dijo Martínez.

Lea más: Exámenes médicos para beneficio de casa por cárcel, a revisión de la Corte

Asimismo, la Fiscalía pidió la estabilización urgente e inmediata de taludes y manejos de aguas superficies en la escombrera de El Higuerón y cumplimiento de las normas técnicas de cierre y abandono establecidas por la autoridad ambiental.

Finalmente, los fiscales a cargo del proceso solicitaron medidas inmediatas para mitigar los efectos adversos sobre las poblaciones de Ituango, Puerto Valdivia, Briceño, Cáceres, Taraza, Caucasia y demás municipios que sustentan la pesca y sustento diario de esta cuenca.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido