Los investigadores de la Fiscalía General analizan la solicitud de órdenes de captura contra varios jefes de frentes del ELN por estar implicados en graves hechos y delitos cometidos por este grupo guerrillero.

Estas órdenes de detención estarían relacionadas con delitos como el reclutamiento forzado que constituyen una violación a los derechos humanos y al Derecho Internacional Humanitario (DIH).

Las acciones judiciales que prepara la Fiscalía tiene como base las informaciones de inteligencia sobre el accionar criminal del ELN contra la población civil en departamentos como Chocó con miras a ocupar los espacios que dejaron las Farc tras la firma del acuerdo de paz.

Detrás de esta expansión territorial estarían los frentes el ‘Che’ Guevara, Los Cimarrones y el Boche del ELN. Las acciones, curiosamente, se han registrado pese al cese bilateral del fuego y hostilidades que rige desde el pasado primero de octubre.

Uno de los retos que deberá enfrentar la nueva jefe de la unidad para el desmantelamiento de las organizaciones criminales, Martha Yaneth Mancera, cuya dependencia fue creada tras el acuerdo de paz, serán los hechos que giran en torno a los ataques y crímenes de líderes sociales y defensores de derechos humanos en regiones de la jurisdicción de Chocó y Nariño.

De acuerdo con los investigadores y agentes de policía judicial actuaciones criminales como el desplazamiento forzado y el reclutamiento de menores por parte de la guerrilla del ELN y las bandas criminales vienen afectado de manera notable a las comunidades indígenas.