La Fiscalía General de la Nación exhortó al exfiscal Luis Gustavo Moreno para que diga de una vez por todas si tiene o no una real intención de alcanzar un principio de oportunidad y servir como testigo estrella en escándalo del cartel de la Toga.

(Lea también: Juez tumbó principio de oportunidad al exfiscal Luis Gustavo Moreno)

Este ultimátum fue lanzado por el fiscal delegado ante la Corte, Jaime Camacho, quien aseguró que si existe una estrategia por parte de Moreno Rivera de cambiar lo pactado a la hora de acudir a las audiencias para buscar una inmunidad total no lo va a lograr.

“Lo que la Fiscalía espera es que quienes quieren acogerse al beneficio del principio de oportunidad que lo hagan con seriedad y consistencia, de modo que si el doctor Moreno no está interesado sería preferible que directa y francamente lo manifieste”, dijo Camacho.

De igual forma, sostuvo que la Fiscalía ha sido enfática que bajo la figura del principio de oportunidad sólo está dispuesta a negociar una inmunidad parcial para Moreno Rivera por los delitos cometidos como abogado, pero no por los ilícitos que realizó como fiscal.

La reacción de la Fiscalía se produjo luego de que la juez 23 de control de garantías de Bogotá decidió negar el principio de oportunidad firmado con Moreno Rivera al considerar que se registraron múltiples errores en el documento del principio de oportunidad presentado en la audiencia.

No obstante, el fiscal Camacho dijo que revisará las consideraciones de la juez para volver a presentar un principio de oportunidad que contempla cesar la acción penal en contra de Moreno por los delitos de concierto para delinquir, cohecho, tráfico de influencias y uso indebido de información privilegiada a cambio de colaboración en las investigaciones que se adelantan por actos de corrupción en la Rama Judicial.

Es de señalar que la Corte Suprema de Justicia está pendiente de fijar la condena - que podría ser de ocho años de prisión- contra el exfiscal Luis Gustavo Moreno tras aceptar la acusación formulada por la Fiscalía por los sobornos exigidos como jefe nacional anticorrupción en Colombia al exgobernador de Córdoba Alejandro Lyons.