La Fiscalía General de la Nación emprenderá la persecución de las propiedades y activos del expresidente de la Corte Suprema de Justicia Francisco Javier Ricaurte, quien fue cobijado con medida de aseguramiento y enviado a prisión por el escándalo del cartel de la toga. 

RCN Radio conoció que los agentes de policía judicial llevarán a cabo el rastreo y ubicación de todas las propiedades del exmagistrado Ricaurte y de su núcleo familiar con el objetivo de definir cuáles de esos activos habrían sido adquiridos producto de su supuesta responsabilidad en la exigencia de millonarios sobornos para favorecer a aforados en los procesos adelantados por la Corte Suprema.

Fuentes judiciales indicaron que este rastreo haría parte de las investigaciones espejo que hacen parte de la política de la actual administración del fiscal general Néstor Humberto Martínez.

Las investigaciones espejo son procesos paralelos ordenados con el fin de lograr recuperar de manera eficaz y pronta la mayor cantidad de bienes de procedencia ilícita en todos los casos, principalmente los relacionados con la corrupción y los delitos contra la administración pública, y que como en este caso involucra a funcionarios al servicio del Estado.

En desarrollo de estas labores no se descarta que se solicite cooperación judicial internacional a autoridades extranjeras como la de Estados Unidos para establecer la posible ubicación en ese país de activos del expresidente de la Corte Suprema de Justicia.

Es de señalar que al exmagistrado Ricaurte, quién deberá permanecer recluido en la cárcel de La Picota, la Fiscalía le imputó graves cargos por los delitos de concierto para delinquir agravado, cohecho, tráfico de influencias y uso abusivo de información privilegiada.

El exfiscal Luis Gustavo Moreno, también capturado por este escándalo declaró ante la Corte que supuestamente el exmagistrado Ricaurte habría recibido 530 millones de pesos de los 2.000 millones de pesos pactados como pago del senador Musa Besaile para favorecerlo en su proceso por la parapolítica.