La Fiscalía General reportó que en el 2017 fueron ocupados con fines de extinción de dominio un total de 12.670 propiedades, entre bienes inmuebles, vehículos, sociedades comerciales y acciones a las redes criminales en diferentes regiones del país. De acuerdo con los peritos de la Fiscalía, los bienes afectados con las medidas judiciales están valorados en 6.2 billones de pesos. Igualmente, en la lucha contras estas organizaciones fue posible la incautación de dinero en efectivo y divisas por un monto que asciende a los 25.670 millones de pesos. Los informes de los agentes de policía señalan que sólo en el último año fueron capturadas 367 personas por estar relacionadas con organizaciones dedicadas al lavado de activos. Según los fiscales a cargos de estos procesos en desarrollo de las investigaciones y tras recolectar toda una serie de pruebas se llevaron a cabo 448 imputaciones y los jueces de la República emitieron 255 sentencias condenatorias. La Fiscalía hizo énfasis que en atención al accionar de las autoridades se afectaron operaciones de lavado de activos que alcanzan los 5.6 billones de pesos.