Cargando contenido



La Fiscalía General le solicitó formalmente a la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia archivar la investigación que se adelanta en contra de los generales en retiro Rodolfo Palomino y Luis Eduardo Martínez por el denominado 'cartel de los vándalos', un afiche que contiene las fotografías de 48 jóvenes que fueron señalados de participar en los disturbios registrados en Bogotá el 29 de agosto de 2013.

El fiscal delegado ante la Corte, Julio Ospino aseguró que los oficiales de la Policía no tuvieron la intención de deshonrar a los jóvenes, al contrario, estaban actuando en el desarrollo de sus deberes, de garantizar el bienestar general y la seguridad pública.

"En el actuar de los generales no existió dolo, por cuánto la elaboración y publicación del cartel se realizó con el fin de identificar a los responsables de los actos marginales, tras una orden dada por el Presidencia de la República”, precisa uno de los apartes de la petición del delegado del ente acusador.

Según la Fiscalía, la elaboración del cartel tuvo como base las imágenes e información ciudadana aportada a la Policía, entre los que participaron el 'hacker' Andrés Fernando Sepúlveda.

Según el abogado Jorge Eliécer Molano, quien defiende a uno de los jóvenes que aparece en el cartel, aún falta trabajo investigativo.

“El hacker ha señalado que fue una de las personas contratadas para elaborar el cartel, que la información se recibió por correos internos, pero que el 95% de las personas que aparecieron no participaron en ningún acto vandálico. Él ha dicho que quiere dar información, pero no le han proporcionado seguridad para que pueda hablar”, indicó.

El jurista aseguró que la Corte Interamericana de Derechos Humanos han condenado a otros Estados por dichas conductas que “constituyen una violación a la honra, a la dignidad, el buen nombre de los ciudadanos (...) y resulta deslegitimando la persecución de la protesta social”.