Cargando contenido

Foto: AFP


La Fiscalía General de la Nación dejó en claro que la masacre de Mapiripán (Meta) sí constituye un crimen de lesa humanidad, al considerar que se trata de un ataque sistemático y generalizado en contra de la población civil, por lo cual se evita la prescripción de las investigaciones.


Así lo determinó la Dirección Especializada de Derechos Humanos de la Fiscalía General, a través de una providencia de 27 páginas, conocida por RCN Radio, en la cual da respuesta a la solicitud de las victimas a la declaratoria de lesa humanidad de este caso, ocurrido entre el 15 y el 20 de julio de 1997.


"La Fiscalía procede a reafirmar la calificación de crimen de lesa humanidad, por cuanto, según se afirma en la providencia los crímenes cometidos con ocasión de la toma violenta del municipio de Mapiripán ya fueron declarados formalmente como crimen de lesa humanidad por parte de la Corte Constitucional", señala la decisión de la Fiscalía. (Lea aquí: MinDefensa pide a juez que ordene a falsas víctimas de Mapiripán devolver dinero que el Estado pagó)


El fiscal del caso también respalda esta declaratoria de lesa humanidad en la sentencia del 15 de septiembre de 2005 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, dentro de la cual declara la responsabilidad internacional del Estado colombiano por los hechos de Mapiripán.



"Constituyen características básicas de la noción de crímenes de lesa humanidad, por una parte, la gravedad, el impacto y las consecuencias sobre la comunidad mundial, considerando como sujeto pasivo principal y colectivo a la humanidad y, por otra parte, el carácter masivo o sistemático de la conductas aludidas", señala la Fiscalía del caso.


En relación con los procesos contra el general Jaime Humberto Uscátegui, condenado a 37 años de prisión y el teniente coronel Hernán Orosco Castro, señala que la Corte Suprema fue enfática en su momento que "para los dos (oficiales) se configuró una posición de garante respecto de la población de Mapiripán, razón por la cual el titulo de imputación de los hecho sería con base en el delito de lesa humanidad y que , por tanto, esta clase de hechos no podrían ser objeto de conocimiento de la Justicia Penal Militar".


"En Mapiripán se violó de manera flagrante el deber de respeto por la dignidad humana, por parte de un grupo que disputa el monopolio del uso de la fuerza en manos del Estado (...) En una grave violación a los derechos fundamentales, la conducta del garante que interviene activamente en la toma de una población, es similar a la de aquel que no presta la seguridad para que los habitantes queden en una absoluta indefensión", agrega la Fiscalía en su providencia.

En su decisión la Fiscalía enfatizó que el general retirado, Rito Alejo del Río, también tendrá que responder en indagatoria por esta masacre bajo la calificación de crimen de lesa humanidad del homicidio agravado de Mario Calderón Villegas y su esposa Elsa Alvarado Chacón.

Es de recordar que esta masacre fue cometida por un centenar de integrantes de las entonces autodefensas campesinas de Córdoba y Urabá que lideraba el extinto exjefe paramilitar Carlos Castaño Gil, con la connivencia de altos oficiales del Ejército y de la Fuerza Pública.