La Fiscalía General determinó la práctica de nuevas pruebas en el marco de la investigación por el magnicidio del líder político Álvaro Gómez Hurtado, quien fue asesinado el 2 de noviembre de 1985 en el norte de Bogotá. El ente investigador tiene como hipótesis que en el crimen del excandandidato presidencial conservador participaron integrantes del Cartel del Norte del Valle del Cauca. El fiscal General, Néstor Humberto Martínez indicó que el atentado en el que perdió la vida Gómez Hurtado fue cometido "por el cartel de narcotráfico del Norte del Valle, uno de los grupos  al margen de  la Ley que operaba en el año 1995 y que tenía  una política de  exterminación o aniquilamiento,  de personas que se convertían en sus adversarios  por las posturas que asumían frente al fenómeno del narcotráfico o por la defensa de la extradición,  instaurada por el temeroso cartel de los 'extraditables' en la década de los 80”. Por esto se ordenó escuchar en indagatoria a Jorge Eliécer Asprilla, alias 'El Negro Asprilla'; Óscar Iván Henao Montoya, Arcangel Henao Montoya, Henry Loaiza Ceballos, entre otros. (Lea también: Fiscalía declara como crimen de lesa humanidad el magnicidio de Álvaro Gómez Hurtado) Para la Fiscalía General, los elementos materiales probatorios recolectadas hasta el momento permiten inferir que existió un plan sistemático para amenazar y acabar con la vida de periodistas y líderes políticos.  En este sentido se advierte que, en la década de los 90 "se cometieron toda clase de vejámenes y violaciones a los Derechos Humanos como amenazas, secuestros y asesinatos de periodistas y políticos, por el  hecho de hacer denuncias relacionadas con la injerencia de los dineros del narcotráfico en la vida política, social y económica del país". (Lea también: Montealegre es uno de los más grandes bandidos de este país: hijo de Álvaro Gómez Hurtado) Estos hechos, advierte la resolución, "cobran carácter de delitos Internacionales o de Lesa humanidad y, que en aras de la prevalencia de la Justicia y de la mano de los Tratados Internacionales y la Constitución Política, se tiene clara la necesidad de establecer la verdad a pesar del tiempo que haya transcurrido”.