Foto: RCN Radio

Por: Carlos Brand

Los bordes en los que se unen el municipio de Soacha y la ciudad de Bogotá unen también sus problemas, falta de vías, inseguridad, carencia de colegios y centros de salud. El problema es que la comunidad denuncia que nadie quiere hacerse cargo de ellos, ni de un lado ni del otro de la frontera.

Uno de esos puntos críticos se ubica en el extremo noroccidental de Soacha, en la llamada Ciudad Verde, que creció en tal medida que hoy sus apartamentos colindan con la frontera suroccidental de Bogotá, en Bosa.

[imagewp:337260] Foto: RCN Radio

Allí el problema que se evidencia a plena vista es el de una vía completamente destruida, que nadie quiere pavimentar.

El Edil, Luis Parra, explica que aunque pueden estar definidos algunos límites, ninguna administración parece querer invertir en una zona que usa gente de otro territorio.

Un problema menos visible pero de igual importancia aparece cuando se trata la situación de seguridad en el lugar y que según el líder social es una mezcla entre falta de autoridad y libre movilidad de la delincuencia.

La ciudadanía muestra su preocupación por la creación de “fronteras invisibles” para el accionar de las autoridades, que solo ejercen control del lado que les corresponde.

Según el edil Parra, los fenómenos relacionados con “la tierra de nadie” en la frontera entre Soacha y Bogotá pasan también por el uso de dotacionales como colegios y centros de salud

[imagewp:337261] Foto: RCN Radio

Desde hace varios años se le ha intentado dar forma a un proyecto de Área Metropolitana de Bogotá que incluiría la conurbación con Soacha a fin de contar con recursos compartidos para atender los problemas que también comparten, sin que hasta ahora la iniciativa haya tenido acogida en el Congreso de la República.