A las 9:45 de la noche del 15 de enero, mientras intentaba estacionar su vehículo en el parqueadero de su apartamento, ubicado en el barrio Rosales de Bogotá, Adriana Sobrero, una mujer con cuatro meses de embarazo, observó cómo dos hombres jóvenes se acercaban de manera sigilosa pero sospechosa a su vehículo.

Acto seguido, sintió como uno de ellos le tocaba con un revolver su ventana, mientras el otro le gritaba y la insultaba para que se bajara de la camioneta. En cuestión de segundos, el forcejeó aumentó y la mujer al verse acorralada por los dos hombres decide bajar la ventanilla.

Sin ningún asomo de miedo y de duda, Kevin Andrés Pedrero y Carlos Andrés Bermúdez Castro introdujeron sus armas dentro del vehículo, uno de ellos disparó en dos oportunidades contra la mujer, mientras el otro intentaba controlar el timón del vehículo y abrir la puerta delantera.

(Lea también: Alias Kevin aceptó cargos por dispararle a mujer embarazada en Los Rosales)


La mujer, gravemente herida, pierde cualquier tipo de control sobre el automotor, lo que es aprovechado por los asaltantes para ingresar al vehículo. Con fuerza pero sin ningún rastro de humanidad le quitan el cinturón de seguridad y la arrojan de la camioneta al piso.

Dos segundos después, los asaltantes ya estaban dentro de la camioneta y sin mirar arrancan, estando a punto de arrollar los pies de Sobrero. Un hombre, identificado como Luis Ávila ubicó su camioneta en la puerta del parqueadero para impedir que el robo fuera interrumpido.

Para la Fiscalía General, estas personas hacen parte de una banda dedicada a robar autos de gama alta. Fuentes humanas y personas vinculadas con el mundo del hampa revelaron el modus operandi de estos hombres, a quienes poco o nada les importaba usar la fuerza bruta y su armamento para lograr sus cometidos.

(Lea también: Tercer implicado en ataque contra mujer embarazada en Bogotá permanecerá detenido)


Fue la misma víctima –que actualmente se encuentra en un centro médico recibiendo atención especializada- quien reconoció a sus atacantes, dando señales particulares sobre su comportamiento y el papel de cada uno en el robo.

“La víctima manifiesta, ‘él fue quien me disparó –en referencia a ‘Kevin’, él era el más agresivo, el me golpeaba la puerta de la camioneta con el arma de fuego. Metió su mano por la ventana y abrió la puerta, también fue el que le dijo al otro sujeto ‘eso le pasa por perra’, era el más agresivo”, señaló el fiscal del caso.

Kevin Pedrero, quien se entregó a las autoridades el pasado lunes, se declaró culpable de los delitos de homicidio agravado en calidad de tentativa, hurto agravado y porte ilegal de armas. La ley le reconoce una rebaja del 50% de la pena, por lo que podría pagar 25 años de prisión.

(Lea también: Buscan a alias ‘La Gorda’, quien también estaría involucrada en la agresión a una mujer embarazada en Bogotá )


Los otros dos procesados por estos hechos, conocidos con los alias de ‘Chiqui’ y ‘Pollito’ se declararon inocentes. Todos se encuentran actualmente privados de su libertad en centro carcelario.