La Cámara de Representantes habría pagado 500 millones de más por un aparente error del funcionario. Una denuncia en la Fiscalía reposa en contra de Samuel Garzón, un funcionario de la Cámara de Representantes, debido a que por cuenta de un presunto error suyo, la corporación tuvo que pagar alrededor de 500 millones de pesos de multa. El entonces presidente de la Cámara, Fabio Amín, presentó esta acción judicial en contra de Garzón, porque presuntamente habría adjudicado a dedo una licitación para la compra de papelería. Según conoció RCN La Radio, este empleado habría sido el evaluador de todas las propuestas, el que seleccionó la empresa ganadora, quien redactó el contrato, quien lo supervisó personalmente y autorizó los pagos, lo cual alertó a las directivas. Por esta razón, el funcionario tendrá que responder ante la Fiscalía por la presunta comisión de más de 40 delitos contra la administración pública. Según la denuncia, el contrato con la firma Ferlag Ltda se habría hecho de manera amañada y sacando provecho de su condición de funcionario para autorizar dichas compras, pese a supuestamente haber tenido autorización de la exdirectora administrativa de la Cámara María Carolina Carrillo. Sin embargo, la irregularidad que denuncia el representante Amín consiste en que Samuel Garzón nunca informó que el dinero debía ser girado al banco Colpatria y no a la firma Ferlag Ltda como efectivamente se hizo. Esto conllevó a una serie de pleitos judiciales que perdió la corporación y que la obligó a pagar dos veces, es decir, 500 millones ya cancelados a la firma y posteriormente otros 500 millones a Colpatria. Samuel Garzón aún no ha respondido públicamente por estas denuncias que se conocen en su contra.